.

El comercio electrónico se va abriendo paso inexorablemente en nuestras vidas y cada vez son más las cuestiones cotidianas que resolvemos con un click. Si al principio fueron sólo bienes “culturales”, como los periódicos o la música los que pasaron a comercializarse mayoritariamente online, hoy día van quedando cada vez menos productos y servicios que no podamos adquirir en Internet.

Sin embargo, en este proceso todavía quedan peldaños por subir y son frecuentes los tropezones de los usuarios/clientes por incidentes que en una tienda física seguramente no habrían ocurrido. Con los electrodomésticos la evolución está ocurriendo lentamente pero al tratarse de productos industriales con características iguales en todos los canales de venta, es posible que el grueso de este mercado también acabe en el comercio electrónico.

Para comprar electrodomésticos online con todas las garantías no está de más tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. Asegúrate de la solvencia de la tienda: comprar electrodomésticos online no tiene por qué ser una aventura. Busca un número de contacto o de atención al cliente y si es un fijo, mejor. Intenta usar alguno de los métodos de contacto que ofrezcan (chat, comentarios, blogs, etc.) para ver si contestan rápida y acertadamente a tus preguntas. Por supuesto, compra sólo en tiendas que te parezcan técnicamente bien hechas y que tengan publicados todos los detalles y fotografías que necesites sobre tu electrodoméstico.
  2. El servicio técnico es fundamental. No compres ningún electrodoméstico que no sepas dónde vas a llevar si se avería. Posiblemente haya lavadoras en webs chinas a precios sorprendentes pero, si te atreves a comprarlas, da por hecho que la rotura de cualquier pieza será la muerte del electrodoméstico en cuestión.
  3. Compara precios y calidades pero asegúrate de estar comparando productos iguales. Muchas veces las gamas de los fabricantes son tan amplias que una sola letra al final de la denominación del modelo puede implicar una característica fundamental. Una “i” al final del nombre del modelo de un frigorífico puede significar que sirve o no hielo picado y la diferencia de precio entre ambos modelos puede ser superior a los cien euros.
  4. Mida tres veces el espacio disponible o haga que lo midan personas distintas para estar seguro de que el electrodoméstico encajará en el hueco disponible. Los gastos de devolución y envío de un electrodoméstico por este tipo de error corren por cuenta del comprados y no es difícil imaginar que llevar y traer un lavaplatos a varios cientos de kilómetros no puede ser barato precisamente.
  5. Considera tus necesidades: no tiene sentido comprar una lavadora de 5 kg con un precio extraordinario si vive en una casa grande con 6 o más personas. En este caso, es esencial optar por un modelo de 7-10 kg, incluso si eso significa optar por un producto que no es el más barato del mercado.

Al final también tendrá que tener en cuenta el boca a boca. Comente con amigos o compañeros de trabajo sobre las opciones a la hora de comprar electrodomésticos online y verá cómo alguno ya ha tenido una experiencia (buena o mala) con alguna tienda y le podrá aconsejar sobre el proceso de compra y transmitirle detalles sobre la experiencia.