.

De entre todas las tareas de la casa, probablemente todo el mundo tenga una preferida, y otra que le resulta realmente tediosa. Aunque cada persona tiene sus gustos y preferencias, probablemente planchar camisas no sea de las tareas más populares.

Pero la realidad es que hoy día no existe ningún aparato capaz de planchar por sí solo. De forma que no queda más remedio que coger la plancha y ponerse manos a la obra. No esas planchas de pelo que sí gustan a tantas personas, sino esas otras que tienen bastantes más detractores.

Con unos sencillos truquitos, la plancha es menos plancha
Como planchar ropa no gusta a muchos, lo mejor es conocer algunos trucos que facilitan la labor. Tener esos conocimientos, además de un centro de planchado o una plancha de calidad que no haga perder el tiempo, y una de esas tablas de planchar amplias y cómodas que existen hoy día en el mercado, puede hacer esta tarea mucho más liviana.

Antes de comenzar, un consejo energético: cuando se comienza a planchar, lo mejor es planchar toda la ropa de una vez, ya que cada vez que se enchufa la plancha, esta consume gran cantidad de energía. Ya entrando en materia, son muchos quienes se preguntan cómo limpiar la plancha cuando la base se pega a la ropa. Pues bien, lo mejor es pasar un trozo de jabón seco cuando la plancha está caliente aún, y limpiarla después con un papel de periódico.

¡Qué gusto planchar la ropa y que huela bien!
En el caso de que la plancha sea de vapor, y este no salga a través de los orificios, hay que llenar el depósito de la plancha con una mezcla de agua y vinagre, y una vez lleno, poner la plancha en horizontal. Por otro lado, no hay nada como planchar y notar que la ropa queda con un aroma extraordinario. Para conseguirlo, tan solo hay que añadir unas gotitas de colonia al agua de la plancha.

¿Sabes cómo planchar sin dejar brillo en tus prendas?
Es muy importante planchar toda la ropa por el revés, ya que así se evita que esta luzca con brillo y desgastada. Se recomienda también comenzar a planchar primero las prendas delicadas, cuando la plancha no está todavía muy caliente, y en último lugar las prendas más resistentes al calor, tales como el lino o el algodón.

Hay que tener especial cuidado con no pasar nunca la plancha sobre los botones y las cremalleras, porque se puede dañar la plancha. Se debe pasar la plancha alrededor de ellos siempre. Con respecto a los manteles de hilo, estos han de plancharse húmedos, comenzando desde el centro hacia fuera. Deben plancharse del derecho, excepto aquellos que tienen bordados, que es mejor plancharlos del revés.

¿Eres de los que sabe planchar una camisa, o de los que no?
Una forma de facilitar el planchado es planchar directamente con el vapor de la plancha, o bien utilizar un pulverizador con agua tibia. Quienes no tienen claro cómo planchar una camisa, deben recordar que se comienza por los puños, y después se planchan las mangas y el cuello. Finalmente se plancha la espalda y la parte del pecho.