.

El Instituto Nacional de Estadística señala que hasta un 30% de la población española tiene la capacidad de asumir un gasto extra sin preocupaciones. Esto supondría que en contra de lo que se suele creer, los españoles saben que existen opciones de ahorro optimizando los ingresos, y que son muchos los ciudadanos que saben organizarse y tener recursos guardados para los imprevistos.

Hoy en día la tasa de ahorro se coloca alrededor del 6% de la renta disponible. Después de la crisis, cuando se inició una fuerte tendencia al ahorro, el consumo se ha incrementado y la población ha perdido su miedo a gastar. No obstante, a pesar de este mayor optimismo a nivel económico, es mejor no dejar a un lado este hábito. Pues bien, son muchos los gestos del día a día, así como las herramientas que pueden facilitar el ahorro, por ejemplo al calcular cuota hipoteca.

Cómo ahorrar dinero en casa

Existen grupos de población con distintas necesidades. Nada tiene que ver lo que necesita una familia con hijos y una hipoteca que una persona mayor que tiene una pensión pero su casa está pagada. Aunque las prioridades de las personas son distintas, lo cierto es que existen algunos planteamientos que pueden aplicarse a prácticamente todos los colectivos.

A la hora de empezar ahorrar hay que saber, antes que nada, con cuánto dinero se cuenta para pasar el mes. Con este dato por delante se puede crear un listado que distinga los gastos por partidas: vivienda, impuestos, alimentación, suministros, etc.

Contando con una plantilla de ingresos y gastos se puede obtener una visión general de la economía familiar y saber cuáles son aquellas partidas que se llevan mayor parte del presupuesto (suele ser la vivienda).

Establece un objetivo de ahorro

Si de veras se quiere conseguir el ahorro, es fundamental fijarse un objetivo en el que quede claro el plazo y la cantidad que se quiere conseguir. Esta es una manera de establecerse una propia meta y marcarse un compromiso.

Sé constante e involucra a toda tu familia

El volumen de ahorro fijado cada mes debiera ser constante, y ser considerado un gasto más para no terminar gastando más de lo que se desea. Es igualmente importante que todos los miembros de la familia se comprometan en el objetivo de ahorro.

Ten especial cuidado con la lista de la compra

Sin duda alguna, la alimentación es un elemento que tiene influencia directa en el ahorro. Pero siguiendo unas sencillas pautas es posible sacarle gran partido al presupuesto reduciendo el gasto.
Lo mejor es ir a comprar llevando encima el dinero justo. Pagando con tarjeta es mucho más probable terminar comprando de más. Al menos se debe ir a la compra teniendo claro el presupuesto.
Y se desaconseja completamente ir a comprar con hambre, ya que de esta manera se puede comprar de forma compulsiva, tal como se ha podido demostrar. Tampoco es conveniente ir a comprar con los niños, ya que estos suelen pedir cosas innecesarias.