.

Para la mayoría de la gente mudarse de hogar puede ser una tarea agotadora que les provoque estrés, fatiga y un cóctel de emociones difícil de superar. Es verdad que aunque se recurra a una buena empresa de mudanzas, el cambio de hogar es siempre una peripecia de la que guardaremos algunas anécdotas (hasta las peores nos parecerán divertidas con el paso de los años). Sin embargo, también se puede tomar como una oportunidad para dejar atrás nuestra zona de confort, hacer cambios y abordar nuevos retos para dejar atrás recuerdos o malos hábitos: un momento para  reinventarnos en definitiva. Aquí tienes 5 consejos que te ayudarán a llevar adelante tu mudanza.

1.- Tiempo

Tomarse el tiempo necesario para conocer el nuevo lugar en donde vamos a vivir, para organizarse y para planear la mudanza nos permitirá llevar a cabo todo el proceso sin sobresaltos. Fijar la fecha de la mudanza con varias semanas de antelación nos permitirá planear mejor el traslado y reservar algunos días para dedicarlos exclusivamente a estas tareas.

2.- El plan

Aunque es imposible preverlo todo, uno de los secretos que nos permitirán llevar adelante la mudanza con éxito, es tratar de ser muy organizado. Para eso nos vamos a ayudar de la libreta de la mudanza. En ella anotaremos cada uno de los pasos y cada una de las tareas pendientes. Es muy importante que en esta fase de planeamiento, igual que a lo largo de todo el proceso, participen todos los miembros de la familia. Cada uno deberá responsabilizarse de sus propias pertenencias y además participar en las tareas comunes, no solo en el empaquetado, sino en todas las demás que también hay que llevar a cabo cuando se hace una mudanza: comprar las cajas, las cuerdas, desmontar muebles y estanterías, doblar ropa, hablar con los vecinos, cancelar los servicios de teléfono, luz, agua o gas, etcétera.

3.- La empresa de mudanzas

Las compañías de mudanzas pueden prestarnos una amplia variedad de servicios. La mayoría de ellas tienen un servicio completo, en el que usted no tiene que mover un solo dedo y todas sus posesiones serán empaquetadas, transportadas y descargadas en su nuevo hogar a cambio, eso sí, de un precio que no es despreciable. Si opta usted por un servicio más limitado es importante que contraté con una compañía que le inspira confianza y que trate sus propiedades con cuidado, una mudanza barata también puede ser una buena opción. Si su casa no es muy grande o no tiene usted una cantidad significativa de muebles y de otros objetos pesados es posible que no necesite un servicio de mudanza completo y que puedan valerle opciones más sencillas como las que ofrecen algunas empresas de transporte que solo consisten en una furgoneta y un conductor mientras que usted tendrá que hacer todo el trabajo de embalado, carga y descarga.

4.- Empaquetado

Antes de ponerse manos a la obra, planee en la libreta de la mudanza cómo va a empaquetar sus pertenencias en cajas. Intente que las cajas no sean demasiado pesadas, ciérrelas con bastante cinta de embalar y marque con un rotulador permanente el contenido de cada una de ellas en el exterior para poder identificarlas en el momento de la descarga. En el momento de cargar las cajas, guarde primero las que contengan objetos que no vaya a necesitar inmediatamente y del mismo modo al descargarlas coloque en las zonas más accesibles de la casa las que contengan los objetos más útiles en el día a día de la casa. Mudarse, por otra parte, puede ser también una excusa para librarse de muchas cosas que no usa regularmente y que ocupan un espacio necesario. Por supuesto no se lleve los objetos rotos o muy deteriorados a su nueva casa: ese aparato que está sin reparar desde hace años o ese espejo que algún día desde hace un lustro estaba pendiente de llevar a reparar pueden, o mejor, deben quedarse atrás.

5.- Siempre a mano

Tenga siempre a mano algunos útiles y productos de limpieza para dejar su antigua casa en buen estado. Esos mismos objetos y productos le servirán para dejar reluciente su nueva casa antes de entrar. Una vez que se acomode en su nueva vivienda será más difícil o improbable que se ponga a limpiar rincones que son fácilmente accesibles cuando la casa está vacía. Tenga siempre a mano también los documentos que le puedan ser necesarios para la mudanza de la antigua y de la nueva casa y, claro, siempre un poquito de dinero y algo de comida y bebida para no tener que estar parando a tomar algo en el camino, que es un tiempo muy necesario en un día de mudanza.