.
Las empanadillas de atún son una de las estrellas de bares y restaurantes y del taperío más informal. Ideales para llevarlas frías en un día de playa en un tuper, ideales para comerlas calientes en el buffet de un evento, ideales como tentempié. Ideales para acompañar platos. La diferencia entre unas empanadillas de atún y otras está en la calidad de los productos que le sirven de base.

En este caso, la de las obleas y, por supuesto, la del aceite de oliva. Si se apunta a freirlas con aceite de oliva virgen, el mejor sabor estará asegurado. Pero vamos con los ingredientes de nuestra sencilla receta de empanadillas de atún.

Ingredientes:

  • Dieciséis obleas de aproximadamente diez cenímetros de diámetro.
  • Cuatro latas pequeñas de atún en aceite de oliva.
  • Cuatro huevos duros medianos o grandes.
  • Ocho cucharadas grandes de tomate frito que vienen a ser unos 50 ó 60 gramos, aproximadamente.
  • Sal, según el gusto.
  • Aceite para freír, que puede ser de girasol, por ejemplo. ¿Y qué le parece si prueba con aceite de oliva virgen extra? Notará la diferencia en el gusto, seguro.

Preparación:

Para empezar hay que endurecer los huevos, si no los puedes comprar ya cocidos, ponlos a hervir con un poco de sal durante aproximadamente diez minutos, poco más o menos. Luego hay que dejarlos enfriarse, para, a continuación, pelarlos, quitarles la cáscara, y picarlos bien menudos.

El siguiente paso es echar el huevo picado en un bol y mezclarlo con el tomate frito y el atún de las latas que hayamos escurrido previamente. Hay que mezclarlo todo muy para que quede homogéneo.

Lo siguiente para completar nuestro plato de empanadillas de atún es coger una a una las obleas de nuestras empanadillas de atún y añadirles esa preparación que hemos hecho en el bol.

Hay que tener en cuenta una cosa. Si ponemos demasiada cantidad de ella, nos costará cerrarla, si ponemos, en cambio, una proporción exigua, no tendrá mucha gracia y nos sobrará mezcla al final. La cantidad justa.

El cierre de las empanadillas es sencillo, se dobla con las manos, se presiona con los dedos sobre el borde cerrado y, luego, con un tenedor, se va sellando todo el borde con la ayuda de un tenedor con precaución de no hacer demasiada fuerza.

Acto seguido, se pone el aceite de freír a calentar, ni tanto que veamos que eche humo, ni tan poco que una temperatura baja arruine y deshaga nuestras empanadillas de atún. Recuerde que a medida que se van introduciendo las piezas, la tendencia del aceite es la de bajar su temperatura.Téngalo todo en cuenta.

A medida que las empanadillas de atún se vayan poniendo doradas en el sartén, las iremos sacando una a una para depositarlas en un plato cuya superficie hayamos cubierto con un papel de cocina, de los de rollo, de forma que absorban la mayor cantidad de aceite sobrante y dejen de estar sobre la superficie de las empanadillas de atún.

Nuestro plato se sirve caliente, pero también hay a quiénes les gusta comerlo frío. Usted y sus comensales tienen la última palabra en éso. Pero recuerde que unas empanadillas de atún crujientes son realmente deliciosas ¿Si gusta?

Empanadillas de atún, pescado en sobre cerrado.