.
Algunos lo quieren por su fuerte aroma y sabor, así como por su textura cremosa; otros lo ven como condimento de las comidas. Desde hace mucho tiempo, el ajo ha estado envuelto en numerosos misterios. Así como es usado para propósitos medicinales, tiene efectos afrodisíacos y juega un papel importante en las cenas, comidas y en la cultura general. De esta forma, la cadena de restaurantes Chinos más grande del mundo, Panda Expres, oferta un menú especial constituído por ajo.

El documento más antiguo que registra el uso del ajo data del año 3000 a.C; se menciona en la Biblia y en algunos Manuscritos Chinos. Los egipcios alimentaban a los trabajadres de La Gran Pirámide de Gaza con ajos, ya que ensaban que incrementaba la eficiencia y resitencia de los hombres. Más recientemente, la producción de ajo se ha triplicado durante los años 90, posicionando a China como la mayor productora de ajos del mundo.

Muchas culturas han empleado el ajo para beneficio de su salud, como cura del resfriado, alta presión sanguínea, reuma, tuberculosis y cáncer. Se piensa que tiene propiedades para aumentar la resistencia. En las regiones productoras de ajo, los expertos han asociado la longevidad de los habitantes al consumo de ajo.

El Chef de Panda Express, Andy Kao, cree en las propiedades saludables del ajo. Su padre solía contarle historias sobre los soldados chinos durante la Segunda Guerra Mundial, quienes bebían agua del río cuando se agotaba el agua y la comida. Los soldados mascaban ajo para matar las bacterias que pudiera haber en el río. Kao continúa con la práctica de comer ajo habitualmente para matar gérmenes y fortalecer su sitema inmunológico.

Además de sus propiedades curativas, el ajo es beneficioso para el mantenimiento de todo el cuerpo. Es rico en proteínas, vitaminas A, B-1 y C e incluye minerales esenciales como calcio, magnesio, potasio, hierro y selenio. Tambén contiene 17 tipos distintos de aminoácidos.


La cultura china se ha visto especialmente influenciada por el ajo. Una compilación de poemas de Confucio (Shi ching, el libro de las canciones), hace mención a los ajos, así como a su importancia en el desarrollo de China. El origen de esta planta se atribuye al continente asiático y es éste sin duda uno de los más primitivos en el cultivo de la misma.

En China, los antiguos libros de medicina decían que los dientes de ajo auyentaban el resfriado, reducían los hinchazones e incrementaban la eficiencia del bazo y el estómago. Los chinos lo añaden en muchas recetas diarias y por sus efectos beneficiosos en la circulación sanguínea, se puede usar también como afrodisíaco.

Seleccionar, preparar y almacenar la cabeza de ajos perfecta.

El intenso sabor y aroma del ajo es una característica reseñable en el estilo de cocina del norte de China. No sólo en China, sino en todo el mundo, este alimento básico en la cocina, añade un aspecto y aroma delicioso al plato. El primer paso para incorporarlo a las comidas es seleccionar una cabeza de ajos perfecta. Kao ha estado utilizando el ajo para realzar sus comidas desde que era pequeño, y hace las siguientes recomendaciones:
* La cabeza de ajos perfecta es regordeta, durita y tienen una piel seca. Cada cabeza suele tener entre 8 y 12 dientes de ajo.
* El ajo no debe estar en la nevera o en lugares húmedos. Si lo mantenemos en las condiciones adecuadas, puede conservarse durante seis meses aproximadamente. Si la cabeza genera brotes no es que algo vaya mal, simplemente quítalos antes de cocinar.
* Para disfrutar del máximo sabor del ajo, no compres aquél que viene ya cortado. Esta variedad se usa normalmente para conservar el producto por más tiempo, pero puede restarle sabor.

Cocinando con ajo.

El ajo está clasificado tanto como hierba como vegetal. Se puede encontrar en una amplia gama de productos, desde helados hasta guarniciones; la versatilidad de esta hierba es aparentemente interminable. Kao le añade ajo a todo, desde salsas para carnes hasta platos vegetarianos. Él aprendió la cultura y tradiciones de la cocina china cuando cocinaba para su familia siendo joven. Estos son algunos de sus consejos para cocinar con ajo:
1. Antes de cocinar, quita la piel exterior del ajo. Existen muchas formas de hacerlo: golpea el diente de ajo con la cara plana de un cuchillo de cocina, introdúcelo en agua templada durante 30 minutos o en agua hirviendo durante 30 segundos.
2. Después de pelar el ajo, elige un plato de cocina adecuado al que le dé sabor. Puedes sofreírlo para darle cierto sabor a nuez; cocerlo para darle un sabor suave; hornearlo para caramelizarlo; freírlo para darla un exterior crujiente o gratinarlo para darle un ligero sabor ahumado.
3. El ajo es muy sensible al calor y se quemará fácilmente, especialmente cuando se sofríe. Echa el ajo al fuego y quítalo cuando el aceite esté muy caliente. Cuando el ajo se cocina con cebolla, empieza primero con la cebolla. Tarda más en cocinarse.

Gente de todo el mundo reconoce que el ajo es bueno tanto para la salud como por su sabor. Tómate tu tiempo para que pase a formar parte de tu cocina.