.
¡Aún está pensando en darle otro color a sus paredes? Hay gente que teme al salto del beige tradicional a colores más atrevidos. ¿Qué lo detiene? ¿Teme que el color que le gusta resulte muy fuerte? ¿Que no vaya a juego con los muebles? ¿O se ha cansado del color actual y quiere empezar de nuevo?

Mientras se debate en la decisión, se está perdiendo uno de los recursos básicos de la decoración, el que le permitirá cambiar completamente el estilo de su cuarto por menos de 50€. Sus cansados muebles revivirán, y una habitación de aspecto desajustado se convertirá en un modelo de diseño. Entonces, ¿cómo elegir el color ideal?

El primer consejo es escoger un tono neutral. ¿Por qué? En vez de optar por colores ricos y profundos para su primera experiencia, se sentirá más cómodo con un neutral como el beige o el gris; el cuarto no pasará de moda ni creará un entorno empalagoso del que pronto se aburrirá.

Sin embargo, cuando vaya a la droguería o a la pinturería a comprar los materiales necesarios, se encontrará con una miríada de gamas de color: cientos de versiones de los beiges y grises básicos para escoger. Antes de salir a comprar, entonces, tenga en cuenta estas pautas para elegir el color correcto para usted:

* Si le gusta la sensación de un cuarto cómodo y acogedor (piense en chimeneas, cuero marrón y puestas de sol), entonces es mejor que comience con un beige.

* Ahora piense en sus muebles y accesorios. ¿Qué colores ve? Si tiene un montón de azul marino o negro, inclínese por un beige matizado con naranja o rosa para conseguir un aspecto más cálido. Si sus muebles son marrones o rojos, escoja un beige ceniza para evitar “recalentar” la habitación.

* Si prefiere un aspecto más fresco y aireado (piense en cromo, cristal y matices de azul hielo), escoja tonos grises. Algunas tiendas tienen muestrarios de “grises puros” que usted puede comparar con su selección para decoradores. En comparación, notará uqe cada gris tiene subtonos. Algunos tendrán matices de azul o lavanda, otros de verde o incluso de rosa.

* Usando la misma guía, identifique los colores principales del mobiliario y los accesorios de la habitación. Use grises con matices verdes o rosas si tiene muebles de colores frescos, para evitar que el cuarto se sienta como una cubitera. Aplique matices azules o lavandas en habitaciones con mobiliarios de color cálido.

Si decididamente no quiere pintar en beige o gris, entonces el color más fácil es el verde. Combina con la mayoría de las paletas de color, y usándolo en un tono matizado no le aburrirá.

Darle color a sus habitaciones será el toque final para su casa. ¿Acaso no lo merece?