.

El recibidor es la sala que le da la bienvenida tan pronto como usted atraviesa la puerta de entrada de su casa. Es el primer espacio de su hogar (y a veces el único) que ven las visitas, y aún así, muchas veces la decoración de esta importante estancia se descuida. Ésto es un gran error, pues el recibidor es la “carta de presentación” de la casa, el ambiente responsable de la “primera impresión” que se llevan los que nos visitan.

Algunas personas creen que no vale la pena ocuparse de esta sala, pues “¡es tan pequeña…!”. Otras explican que su recibidor es tan amplio que transmite una impresión fría y poco acogedora, no importa cuánto se esmeren por acondicionarlo. Cualquiera sea el tamaño de su recibidor, debe sacarle el mayor provecho posible. No hay razón para que este ambiente no sea un sitio con estilo. El más pequeño de los recibidores puede convertirse en algo grande. Del mismo modo, un recibidor muy amplio puede mostrar una acogedora sofisticación.

¡Siga su instinto! Puede arriesgarse tanto como quiera con el color y el diseño. Saldrá impune de cualquier audacia, pues recuerde que esta sala es un sitio de paso. Por supuesto, no olvide las habitaciones que se comunican directamente con el recibidor. Éste, después de todo, es el espacio donde la persona que entra recibe una “vista previa” de los ambientes que siguen. El objetivo es crear un flujo continuo, de habitación en habitación, donde cada espacio complemente a los otros.

¿Por dónde comenzamos?. ¿Qué hacemos con las paredes?. ¿Qué muebles conviene usar en el recibidor? ¿Habrá que poner accesorios?

· El color de las paredes nunca debe ser escogido según la última moda o tendencia. En vez de ello, elija colores que se adapten al carácter de su casa.

· · Debe elegir un color que lo haga sentir cómodo y feliz.

· · Escoja un color que lo ponga de buen humor cuando atraviese la puerta de casa después de un largo día de trabajo.

· · Las paredes texturizadas, azulejadas o marmoladas son una excelente elección. Es prácticamente imposible que se noten en ellas las marcas de suciedad o huellas de dedos.

· · Los colores pastel o colores suaves lucen mejor en una pintura completamente lisa.

· · Los colores muy oscuros o chocolate se ven mejor poniéndoles un poco de brillo. El satinado o semiacabado reflejará la luz de alrededor y evitará que se vean lúgubres.

· · La pintura es el recurso más económico para conseguir un impacto visual importante.

· · Puede escoger un empapelado interesante que combine con el esquema de colores del resto de la casa. Las bandas de color son excelentes para dar impresión de volumen y altura.

· · Si escoge un papel con un diseño complejo, prácticamente no necesitará colgar cuadros en las paredes.

· · Cuando elija el papel para las paredes del recibidor, no dé por sentado que un recibidor pequeño necesite un diseño de motivos también pequeños. Algunos de los recibidores más bonitos que he visto son pequeños y tienen un empapelado con motivos grandes y atrevidos. ¡El efecto es maravilloso!

· · La entrada de casa es el sitio perfecto para decorar con un “trompe l’oeil”, posiblemente un mural con una urna griega o un seto decorativo.

· · Si su recibidor carece de interés arquitectónico, coloque un estante o repisa decorativos de gran tamaño sobre la pared que queda frente a la puerta de entrada. La altura adecuada es de 1,50m. o más arriba, dependiendo de la altura del cielorraso. Este estante es un sitio ideal para exhibir un jarrón antiguo, por ejemplo. Para un ambiente más informal, puede colocar una vasija sencilla o una hiedra para suavizar el aspecto. Colocar una repisa es una muy buena idea puesto que deja libre el suelo de elementos acumulados.

· · En un recibidor pequeño, maximice la luz y coloque un espejo de suelo a techo para dar amplitud.

· · Si su recibidor es muy pequeño, con apenas espacio para un perchero y sin sitio para un espejo… ¿por qué no colocar éste en la puerta? Este recurso hará que el espacio se amplíe ópticamente. Dependiendo de la posición de la puerta, puede duplicar la vista del exterior.

· · A veces los recibidores carecen de luz natural. ¿Adivinó? ¡Ponga un espejo! Será como tener una ventana. Así captará todo vestigio de luz de los alrededores, dando vida al ambiente.

· · Preste atención las instalaciones del recibidor. El interruptor de las luces, por ejemplo, debe ser atractivo. Ésto da una sensación de alta calidad. Si no puede adquirir uno de diseño, no se preocupe: sólo asegúrese de que el que ya tiene combine con el ambiente. Si las paredes están pintadas, pinte el interruptor del mismo tono. Si están empapeladas… bueno, ya me ha comprendido.

· · Si ha colocado una alfombra fina en el recibidor, protéjala con un camino lavable. Cubra el trayecto más transitado diariamente. Luego, para ocasiones especiales, quite el camino protector. Así mantendrá la alfombra limpia por mucho más tiempo.

· · ¿No tiene sitio para una alfombra? Pinte un diseño interesante en el suelo. Si no confía en sus habilidades artísticas, en las tiendas de decoración puede conseguir una gran variedad de esténciles para realizar el trabajo. Asegúrese de usar un sellador después de pintar, para que el diseño resista el tránsito diario y sea fácil de limpiar.

· · Un estante para macetas hecho de madera, mimbre o hierro donde colocará un gran helecho, darán a la entrada una apariencia encantadora.

· · ¿Por qué no usar el recibidor como pequeña galería de arte? Diseñe un área donde pueda colgar pinturas o fotografías significativas para usted.

· · Cuelgue un grupo de bellos grabados, todos con marcos iguales. Los grabados resaltarán más si el color de los marcos contrasta con el de las paredes.

· · Una sillita puede ser suficiente para decorar el recibidor, brindando un sitio de descanso para el visitante. También sirve como apoyo momentáneo para paquetes o cualquier cosa que necesite apoyar al entrar a casa.

· · Del mismo modo, una mesa consola estrecha puede cubrir todas las necesidades decorativas de este ambiente.

· · Un reloj de pared siempre queda bien en el recibidor.

· · Las estatuas de jardín no son sólo para el jardín: ¡tráigalas al recibidor! Haga que una estatua a escala humana le dé la bienvenida al entrar a casa. Según sus posibilidades, puede escoger entre concreto, resina, mármol o bronce.

· · Coloque un tiesto o maceta enorme con una palmera ancha.

· · Un perchero victoriano del siglo XIX colocado en el sitio adecuado puede resultar hermoso y funcional. Puede conseguirlo en una tienda de antigüedades, o mejor aún en un remate.

· · Ponga una plancha de mármol sobre un par de soportes triangulares, o una placa de cristal sobre un par de soportes de hierro y haga un estante para colocar floreros, llaves y el correo.

· · Cuelgue un tapiz de una barra de hierro y coloque un banco de jardín debajo. El tapiz dará suavidad y textura. El banco será estéticamente agradable y al mismo tiempo funcional, sirviendo como sitio para quitarse los zapatos o como lugar de descanso.

· · Si tiene un foyer muy amplio, puede poner un baúl o una cómoda. La tapa del baúl puede servir para colocar su lámpara favorita o un par de candelabros. Puede completar los accesorios con una pequeña colección de cajas o cualquier otro elemento de su agrado. El baúl o cómoda le brinda espacio de almacenamiento extra.

· · Le sugiero también colocar un par de sillas a los lados de la cómoda.

· · Los grupos de elementos decorativos sobre la mesa del recibidor (candelabros de plata, etc.) son muy interesantes.

· · Un recipiente grande de cristal lucirá muy bien sobre cualquier mueble del recibidor. En primavera, llénelo con flores frescas; en verano puede llenarlo de conchas marinas; en otoño, con flores secas perfumadas; en invierno, con adornos de Navidad. Ocasionalmente puede dejarlo lucir por sí mismo, sin contenido.

· Estas son apenas algunas ideas para decorar su recibidor. Seguramente usted mismo encontrará muchas otras para convertir esta sala en un sitio de bienvenida a su hogar, y en una muestra de estilo y buen gusto.