.

Los cambios de estación muchas veces significan una necesidad de cambio en nuestro entorno. Hay personas que la reflejan renovando la decoración interior de sus casas; marcan el cambio de estación y disponen a toda la familia en zafarrancho de limpieza repartiendo la fregona, la aspiradora, los trapos para cristales y la escalera para descolgar las cortinas hasta que la casa quede como los chorros del oro: . Otras prefieren no hacer modificaciones significativas con frecuencia y se inclinan por cambiar apenas unos detalles.

En muchos casos, la necesidad de cambios en la decoración se ve aplazada por una apretada agenda. Pero en estos casos, un simple cambio en la ubicación de los muebles puede dar un nuevo aspecto a cualquier ambiente.

Mucha gente ha descubierto que la renovación en el “mapa” de su mobiliario una vez al año le ayuda a mejorar su rendimiento mental, su habilidad de mantener su entorno organizado y despejado y aumentar el sentimiento de comodidad y satisfacción con el ambiente en el que vive. Cualquiera sea el caso, si aún no ha hecho cambios de primavera, los primeros aires estivales le dan una buena razón para mejorar el esquema decorativo, ya sea con unos pocos cambios o con un replanteo completo del diseño interior.

Al sopesar las opciones de decoración, piense que cambiar su casa no tiene por qué convertirse en una tarea larga, complicada o cara, incluso si usted consulta a un profesional. Y puede lograr cambios destacables usando dos herramientas relativamente simples: pintura y accesorios.

En el mundo de la decoración de interiores, la pintura y los accesorios son dos de los instrumentos de uso más inmediato para crear espacios maravillosos. Los colores de la pintura ayudan a establecer un base desde la cual se desarrollará un esquema decorativo completo. Cambiar el color de las paredes es una tarea fácil y económica que permite crear un aspecto totalmente nuevo a su alrededor.

Piense en la habitación o espacio que va a decorar como en un cuerpo humano (esta analogía no es nueva ni particularmente brillante, pero ayuda a ilustrar el punto). El cuerpo humano tiene un soporte básico: el esqueleto. Éste sirve como base sobre la que se estructura todo el cuerpo, hasta que el producto final deseado se alcanza bajo la forma del cuerpo humano.

Cuando decora un espacio, el “esqueleto” consiste en las paredes y las piezas básicas de mobiliario que ha escogido para él. Comenzando con estos elementos, usándolos como base, continúe construyendo su decoración capa a capa, hasta que logre el resultado que usted quiere.

Añadiendo accesorios con inteligencia al soporte básico de su diseño, usted embellece el esquema de color y otorga textura al diseño, haciendo que éste se torne tridimensional. A través de ello puede alcanzar una transformación completa del espacio. El truco, en definitiva, es que cambiando el color y los accesorios de un ambiente, usted ha creado un espacio completamente diferente del inicial.

No hay que olvidar que en estos tiempos tenemos a la tecnología como aliada simpre que tengamos claro la dirección en la que debemos pensar. Me explico: primero debemos saber qué es lo que queremos y después buscar las soluciones que nos ofrece la tecnología. Si lo hacemos al contrario (por ejemplo, se nos hace muy difícil saber qué robot aspirador es el mejor porque no sabemos exactamente cómo funciona o qué tareas puede asumir), acabaremos perdidos entre un millón de cachivaches y escuchando docenas de opiniones contradictorias. Por el contrario, si seguimos la dirección lógica, la tecnología será nuestra gran aliada; por ejemplo imagina que tu salón tiene un balcón orientado al oeste que en verano es un auténtico suplicio por la solana que entra por las tardes. Podrías optar por poner un toldo y bajar la persiana para que no te afecte pero también puedes motorizar el toldo o la persiana y colocarle un temporizador de modo que suban por las mañanas y por las tardes te protejan de los rayos de sol, para que puedas disfrutar de tu salón con toda su luminosidad, sin perder ese hueco hacia el exterior.

Una nueva lámpara regulable, cojines decorativos, marcos nuevos para los cuadros, floreros de colores, tapicería o cortinas nuevas, todo ello se puede usar separadamente o en conjunto para infundir un aire nuevo a la decoración, conectando todos los elementos con un criterio unificador. El resultado final es un aire completamente renovado.

Bienvenidas las nuevas estaciones. Acompañemos los cambios en la naturaleza para crear algo nuevo y diferente. Nunca se sabe: otros cambios maravillosos pueden venir detrás. ¿A qué está esperando?