.

Los tíos, los hermanos de los padres, son esos familiares cuyo papel, en muchas ocasiones, se desdibuja y pierde fuerza en la educación de los hijos por detrás de los amigos de la familia. Sin embargo los tíos pueden ser un apoyo físico para los padres, como una extensión del propio hogar, pero también un espejo en clave espiritual en el que mirarse, unas personas en las que apoyarse para su desarrollo como individuos.

Si usted es tío o tía, tal vez le interese leer estas líneas, un boceto apresurado sobre las claves en las que se mueve la relación entre tíos y sobrinos. Algunas claves, no todas, en el papel alternativo al de los padres.

– Tíos interesantes. Las experiencias vitales de los tíos suelen ser diferentes de las de los padres y lo que pueden aportar a la educación de los sobrinos puede nacer en esa diferencia. Piense, además, que los tíos y las tías no tienen nunca las responsabilidades ante sus sobrinos que tienen sus padres.

Se trata de unas figuras paternales distintas que pueden ser un complemento aunque sólo sea para abrir a los sobrinos a otras inquietudes, a otros puntos de vista. Los tíos pueden ser muy interesantes como referencias paternales alternativas.

– Los tíos escuchan. Esa relación menos directa entre sobrinos y tíos puede ser la base para convertir a los hermanos de los padres y de las madres en algo parecido a confidentes. Estarán en mejores condiciones para oír a sus sobrinos, para atender a sus demandas emocionales, para conectar en cuanto los sobrinos no sienten la barrera que se establece con sus padres, con sus normas, con sus obligaciones. Los tíos están en mejores condiciones para escuchar.

– Los tíos son agenciadores. Los tíos suelen desarrollar una complicidad con sus sobrinos y con sus sobrinas como proveedores alternativos a los padres. Son los que suelen comprar la ropa de los adolescentes o los complementos con las que sus padres no están del todo de acuerdo.

Los tíos, que no están en la idea de seguir las normas de la casa a pie juntillas, porque probablemente no las conozcan o porque deseen congraciarse con sus sobrinos, serán una fuente de transgresión, de dulce transgresión para sus sobrinos. Los tíos son agenciadores de caprichos.

– Modelo de comportamiento. Los tíos son un modelo de conducta alternativo al de los padres, personas en las que los sobrinos se fijarán para entender de comportamientos, de formas de encauzar el futuro profesional, de maneras de solucionar los conflictos que surjan con sus padres. Los tíos son un espejo de conducta en el que los sobrinos se miran.

– El hogar alternativo. Los tíos son también una experiencia en sí mismos, sus casas, sus estilos de vida, los intereses diferentes comparados con los de sus padres, pueden conformar un conjunto de experiencias realmente enriquecedor que permita al sobrino o a la sobrina ver su propio entorno familiar con una perspectiva diferente y alimentar recuerdos vitales inolvidables. Las casas de los tíos son diferentes.