.
Si recorre cualquier juguetería, verá estantes y estantes de juguetes ruidosos, juguetes que llevan baterías, que tienen luces parpadeantes, o que se parecen a los héroes de las películas favoritas de sus hijos.

Pero… ¿qué hay de aquellos juguetes que ayudan a los niños a desarrollar su imaginación y curiosidad? Le diré lo que haremos: vamos a llenar la casa con aquellos viejos juguetes.

Libros

Nunca hay suficientes libros en una casa. Asegúrese de tener en la suya una buena colección de historias de ficción y de material informativo. Es importante contar con ambos tipos. La mayoría de los hogares sufren un déficit de libros informativos, así que le recomiendo conseguir volúmenes de ciencia, historia y arte. Los niños necesitan aprender a leer y apreciar los libros de información, para entrenarse en los trabajos de investigación que deberán realizar en sus futuras etapas de estudio.

Paneles de fieltro

Los niños adoran contar historias con figuritas de fieltro. Para comenzar, necesitará un panel de este material. Puede confeccionarlo usted mismo o comprarlo hecho. Una vez que tenga el panel, comenzará la diversión.

Compre trozos de fieltro de diferentes colores. Corte figuras geométricas y formas libres en todos los colores y medidas. Le asombrará ver con qué facilidad un niño puede crear un marciano, un barco, una casa o una persona con unos pocos círculos, rectángulos y triángulos.

Bloques y Legos

Los niños son capaces de jugar durante horas construyendo torres, puentes, ciudades, criaturas y muchas cosas más con esos juguetes que inspiran la creatividad, la paciencia y las habilidades pequeño-motoras. Cuando la obra maestra esté concluida, puede invitar a su hijo a que finja ser un gigante que va derribando los bloques a su paso, o animarlo a que coja unos cochecitos de juguete y dé un paseo por la ciudad (dígale a su niño que le ponga nombre a la ciudad y se la describa, o que cuente una historia sobre ella).

Materiales artísticos

Déles a sus hijos algunos lápices de cera, tijeras, sobres y papeles en desuso y cola. Se divertirán durante horas si los alienta a crear piezas artísticas con esos materiales. Por favor, vigílelos de cerca mientras trabajan, para evitar la tentación (habitual en los niños) de cortarse el pelo… ¡o de encolar al perro a su obra de arte!

Títeres

Haga títeres con calcetines, bolsas de papel, fieltro, telas y palitos de helados. Cree un escenario e invite a sus niños a crear historias. ¡Usted podrá entretenerse fotografiándolos en sus representaciones!

Instrumentos musicales

Ya sea que sus instrumentos musicales estén hechos en casa con un peine y un trozo de papel encerado, o los haya comprado en la juguetería, la música es un recurso maravilloso para los niños. Enseñe a sus hijos que se puede hacer música con cualquier elemento, desde una caja de avena hasta dos trozos de papel de lija frotados entre sí. Salga a caminar y escuche los sonidos del entorno: la música está siempre presente en nuestras vidas.

Disfraces

Busque vestidos viejos, sombreros, camisas y corbatas, viejos disfraces de Carnaval (o compre alguno que otro en las liquidaciones: los niños pueden usarlos en cualquier momento del año). Arme una “caja de disfraces”, y disfrute viendo las funciones teatrales que sus hijos organizan con ellos. Si acaso, cuide a sus mascotas. No todos los gatos disfrutan llevando un sombrero mexicano. Créame: aún conservo rasguños que lo prueban.

Casas de muñecas

Es fascinante ver a sus hijos crear historias llevando a los miembros de la “familia” por toda la casa de muñecas. Si la casa es de madera, ellos también pueden decorarla con trozos de papel y retales de alfombras. La casita de muñecas puede ser un verdadero hogar si la acondicionáis con cariño.

En la cocina

Los niños adoran jugar a los cocineros, incluso si sólo mezclan aire en sus cacharros, y más si se les permite preparar alguna mezcla. Proporcione utensilios de cocina inofensivos a sus hijos para que jueguen en la bañera. Mezclar, volcar y formar pompas de jabón entretiene a los niños el tiempo suficiente como para que usted pueda bañarlos y ponerlos presentables con todo éxito. Como alternativa para la diversión, deles unos copos de cereal y póngales unos recipientes y cazos para que jueguen en el suelo de la cocina. Eso sí, dispóngase a pasar la aspiradora una vez que hayan acabado.