FamiliaCómo hablar con un familiar que padece un trastorno alimentario: consejos rápidos

Cómo hablar con un familiar que padece un trastorno alimentario: consejos rápidos

Puede ser difícil saber cómo hablar con un familiar que tiene un trastorno alimentario. Es posible que sientas que estás caminando sobre cristales a su alrededor o que no puedes decir nada que lo haga mejorar. Esto no es cierto: lo más importante que puedes hacer es ser solidario, comprensivo y paciente.

En este artículo, hablaremos de algunos consejos para hablar con un familiar que tiene un trastorno alimentario.

No intentes «arreglarlo»

Lo primero y más importante que debes recordar es que no debes intentar arreglar el trastorno alimentario de la persona. No es tu responsabilidad y no es algo que puedas controlar. Lo que puedes hacer es estar ahí para la persona y ofrecerle apoyo y comprensión.

Si asumes la responsabilidad de «arreglar» a la persona, te estarás metiendo en problemas. Los trastornos alimentarios son notoriamente complicados. Aunque es normal que te preocupes y te molestes por sus problemas de alimentación, intenta dar un paso atrás y dejar que encuentren su propio camino.

Intenta comprenderlos, no «arreglarlos

En primer lugar, debes tratar de entender por lo que están pasando. Los trastornos alimentarios son complejos y suelen tener muchas causas subyacentes. No hay una solución única para todos los casos, y cada persona tendrá que encontrar su propio camino hacia la recuperación. Este puede ser un proceso largo y difícil, por lo que es importante ser paciente y comprensivo.

También hay que evitar hacer suposiciones sobre el trastorno alimentario de la persona.

Los trastornos alimentarios no sólo tienen que ver con la comida o la pérdida de peso. Pueden tener que ver con muchas cosas diferentes, como el control, la ansiedad, el estrés, la depresión, los traumas, etc. Si asumes que sabes por lo que está pasando la persona, puedes acabar diciendo algo que sea hiriente o insensible.

Es importante recordar que cada persona experimenta su trastorno alimentario de forma diferente y debes evitar hacer suposiciones sobre lo que está pasando.

Apoya, no juzgue

Cuando hables con un familiar con un trastorno alimentario, es importante que lo apoyes, no que lo juzgues. Esto significa escucharles sin juzgarles y ofrecerles consejo o ayuda sólo cuando lo pidan.

Puede ser tentador intentar dar consejos o decirle a la persona lo que debe hacer, pero esto no suele ser útil. En su lugar, céntrate en ser comprensivo y apoyar a la persona. Esto será más útil a largo plazo.

Evita los consejos

Abstente de utilizar frases del tipo «debería» e intenta evitar dar consejos no solicitados. Por ejemplo, en lugar de decir «Deberías comer más verduras», di «Sé que estás luchando con la alimentación en este momento, y estoy aquí para ti». Esto mostrará que eres solidario y estás interesado en ayudar, sin ser crítico ni prepotente.

Intenta evitar también hacer comentarios sobre su aspecto, su peso o su consumo de alimentos. Estos comentarios pueden ser hirientes y hacer que la persona se sienta peor consigo misma. En su lugar, céntrate en cómo se siente mental y emocionalmente. Pregúntale cómo está y escucha lo que tiene que decir.

También es importante evitar hacer suposiciones sobre el motivo por el que la persona tiene un trastorno alimentario. No hay una única causa de los trastornos alimentarios y la experiencia de cada persona es única. Preguntar a la persona sobre sus experiencias con el trastorno alimentario puede ayudarte a entenderla mejor.

Por último, no dude en pedir ayuda si tiene dificultades para apoyar a su familiar. Hay muchos recursos disponibles y no hay que avergonzarse por pedir ayuda. A veces los miembros de la familia realmente quieren aprender más sobre sus trastornos alimentarios y, si ese es el caso, darles recursos de alta calidad puede ser muy útil.

Paciencia y expectativas

Ármese de paciencia; a veces, los trastornos alimentarios tardan años en tratarse y será un largo camino hacia la recuperación y habrá altibajos. Intente ser paciente y comprensivo, y ofrezca apoyo cuando lo necesite.

No esperes que la persona «salga de golpe» o se recupere de la noche a la mañana. La recuperación de un trastorno alimentario es un proceso lento y difícil, así que intenta ser paciente y comprensivo.

Piénsalo: esta persona a la que quieres ha luchado con la comida probablemente durante años (a veces incluso décadas) así que ayudar a esa persona requerirá mucho tiempo, energía, esfuerzo y, probablemente, dinero. Tienes que estar preparado para ello si quieres apoyarle en su trastorno alimentario.

No pierdas la esperanza

La recuperación es posible y muchas personas que padecen trastornos alimentarios llegan a tener una vida feliz y saludable. Con paciencia, comprensión y apoyo, tu familiar también puede recuperarse de su trastorno alimentario. No pierdas la esperanza y sigue ofreciendo tu apoyo.

Si necesitas ayuda, hay muchos recursos disponibles. Pide ayuda si tienes problemas y no dudes en pedir más información o apoyo.

Para obtener más información, consulta los siguientes recursos:

  • FEACAB (Federación Española de Asociaciones de Ayuda y Lucha contra la Anorexia y la Bulimia)
  • AEETCA (Asociación Española para el Estudio de los Trastornos de la Conducta Alimentaria)

Estas organizaciones pueden ofrecerte más información sobre los trastornos alimentarios, así como apoyo y recursos. Hablar con un profesional también puede ser útil.

Si tiene dificultades para apoyar a su familiar, no dude en pedir ayuda. Hay muchas personas que comprenden y pueden ofrecer orientación y apoyo. No está solo.

Reflexiones finales

Hablar con un familiar que padece un trastorno alimentario puede ser difícil pero es importante recordar que lo más importante que puedes hacer es ser solidario y comprensivo. Si te tomas el tiempo necesario para escuchar y comprender por lo que están pasando, podrás ofrecerles el mejor apoyo posible.

Esperamos que estos consejos te sean útiles para apoyar a un ser querido con un trastorno alimentario pero recuerde que cada situación es diferente, así que adapte estos consejos según las necesidades de su familiar.

Gracias por leer.

Jared Levenson es el editor de Eating Enlightenment, un blog con 4 años de antigüedad que se centra en la alimentación intuitiva y la nutrición. Jared vivió durante 13 meses en un monasterio budista zen y es un consejero certificado en alimentación intuitiva.

Artículo anteriorEl 13 de la buena suerte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Subscribe Today

GET EXCLUSIVE FULL ACCESS TO PREMIUM CONTENT

SUPPORT NONPROFIT JOURNALISM

EXPERT ANALYSIS OF AND EMERGING TRENDS IN CHILD WELFARE AND JUVENILE JUSTICE

TOPICAL VIDEO WEBINARS

Get unlimited access to our EXCLUSIVE Content and our archive of subscriber stories.

Exclusive content

Latest article

[randomize]

Más artículos