Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en el trabajo o en el jardín gracias a su versatilidad. Sin embargo, ante una gran amplitud de opciones diversas presentes en el mercado, es posible que el momento de elegir la más adecuada resulte un tanto complicado para las personas que no tienen mucha experiencia en este ámbito.

Si estás pensando en comprar una bomba de agua y no tienes muy claro cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades particulares, puedes coger algunas ideas atendiendo a ciertos parámetros básicos que enumeramos a continuación.

¿Sabes cómo funciona?

Más allá de las tipologías y los detalles que diferencian a unos y otros modelos, la bomba de agua tiene un sistema de funcionamiento básico y muy sencillo: transportar determinadas cantidades de agua desde un punto a otro.

En función de las necesidades de cada caso, el traslado del agua será desde el pozo hasta el jardín o la casa, desde el río o acequia a la zona de riego, desde un sótano o zona inundada para iniciar su recuperación, desde el pozo ciego o desde una vivienda por multitud de razones.

El motor de la bomba será el encargado de generar la energía para crear la corriente de agua posibilitando que esta entre por la manguera de aspiración y salga posteriormente por la de evacuación para ser depositada en la zona deseada.

Bomba de riego

Elementos a tener en cuenta

El caudal de agua, la presión a la que se bombea, así como la altura de la cual se recoge y a la cual se quiere llevar el agua bombeada son cuatro de las grandes características que se deben valorar a la hora de escoger un tipo u otro de bomba.

Por otro lado, el correcto funcionamiento de una bomba de riego también depende de la calidad del agua que se pretende bombear. Esto es así porque las aguas puras sólo contienen mínimas impurezas que no superan los 5 mm de grosor, sin embargo, las aguas cargadas pueden llegar a transportar partículas que alcanzan los 20 mm mientras que las aguas muy cargadas superan los 25 mm en sus impurezas en suspensión. Estas partículas pueden resultar intolerables para un motor que no esté diseñado con el fin de transportarlas y, por tanto, resulta imprescindible valorar el tipo de agua que se desea mover antes de seleccionar el tipo de bomba.

Por último, también resulta interesante valorar el tipo de uso que se dará a la bomba escogida para decidir si se desea un modelo de superficie o sumergible, así como la profundidad a la que pueden descender estos últimos.

Valorar con detalle cada una de las opciones que están disponibles en el mercado y buscar la información profesional más completa será la mejor forma de acertar a la hora de adquirir una bomba de este tipo para un uso doméstico.

Quienes duermen bien tienen un riesgo de insuficiencia cardíaca mucho menor

Los adultos con los patrones de sueño más saludables tenían un riesgo 42% menor de insuficiencia cardíaca en un nuevo estudio, independientemente de otros...

Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en...

Jardín orientado, tradición y esoterismo

La orientación de un jardín es un factor importante para garantizar el crecimiento de determinadas plantas sometidas a los vientos locales, a las humedades...

Diabetes del gato, la dedicación más dulce

Los gatos domésticos sufren la diabetes como los humanos. Aunque nos cueste creerlo, las complicaciones de salud que surgen alrededor de esa dolencia y...

Couland de chocolate negro, delicatessen total

Hoy proponemos en nuestra receta de cocina un postre exótico, atractivo, laborioso de confeccionar, pero entretenido de montar. Un couland de chocolate negro con...

Causas de un ladrido excesivo

A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia...