.

Introduzca a sus hijos en la tradición de la jardinería. Destine una porción de su jardín para ellos, una pequeña parcela para cavar. A los niños les encanta ensuciarse las manos y ver crecer seres vivos.  Aquí tiene un buen puñado de ideas para ponerse manos a la obra.

Cómpreles buenas herramientas de jardinería adaptadas a su estatura. Las herramientas de plástico no son buenas para estas tareas. También proporcióneles guantes y una regadera.

Cerque la porción de jardín que les corresponda y remueva la tierra. Los niños pueden ayudar a deshacer los terrones más grandes con sus manos. Elabore algún tipo de compost (abono casero) orgánico.

Escoja semillas que broten rápido. Los niños más pequeños se impacientan si sus plantas tardan demasiado en salir. Radichas, cosmos y girasoles germinarán pronto. Las zanahorias y las fresas también resultan fáciles de cultivar… y apetitosas.

Las semillas como guisantes, alubias y Glorias de la Mañana son fáciles de plantar para unos dedos pequeños. Puede hacer germinar las semillas dentro de casa en un cilindro de cartón absorbente relleno de tierra. Cuando los brotes tengan unos tres centímetros de alto, rasgue el cartón dejando la tierra interior intacta, y transplante las semillas al jardín.

Jardinería para niños
También puede poner unas alubias envueltas en un kleenex dentro de una bolsa plástica con cremallera. Coloque la bolsa junto a una ventana soleada y espere hasta que las semillas germinen. Recuerdo que de niña me encantaba comprobar el crecimiento de mis semillas cada mañana antes de ir a la escuela. La aparición de los primeros tallos me fascinaba; cuando los veía surgir, trasplantaba las alubias a mi parcela.

Confeccione pequeños hitos para marcar el jardín coloreando unas piedras. Ésto ayudará a los niños a localizar sus cultivos.

¡Haga que la tarea sea divertida! Construya una “casa de girasoles” plantándolos en círculo y dejando un espacio bastante amplio en el centro para que los niños puedan esconderse allí. Asegúrese de dejar un hueco como salida.

Cultive un “jardín de espaguetis”. Plante hierbas aromáticas como albahaca, orégano, romero y perejil. Mis hijos adoran olisquear las hierbas frescas. Llenan sus bolsillos de perfumadas “hierbas de espagueti”.

Comparta su jardín con mariposas y picaflores. La zinnia, la verbena y el cosmos son los favoritos de las mariposas. Los picaflores aman el néctar del nasturtium, la lantana y la alcea.

Para los niños es fascinante coger escarabajos y lombrices. Agujeree la parte superior de una jarra vieja. Ponga dentro algunos desechos orgánicos, algo de tierra y unos ejemplares bichos y lombrices que haya encontrado en el jardín. Deje que sus hijos los observen durante un rato y luego vuelva a dejarlos en la tierra del jardín.

Consiga una cámara fotográfica para que los niños hagan fotografíen su pequeño jardín durante el verano. Disfrutarán mucho recordando los frutos de su trabajo. Y las imágenes les ayudarán a planificar junto a usted el jardín del próximo año.

Feliz jardinería. Y no olviden coger algunas flores para mamá.