.

Los mosquitos son molestos y causan malestar cuando usted tiene la mala suerte de formar parte de su menú. Además, transmiten enfermedades que pueden afectar a los animales mamíferos, los pájaros y los humanos. Para reducir al mínimo la presencia de mosquitos en el entorno de su hogar, tendrá que seguir una serie de pasos.

El agua acumulada en cubos, neumáticos y otros recipientes usados en exteriores, constituye un verdadero criadero de mosquitos. Debe inspeccionar su jardín cuidadosamente para detectar acumulaciones de agua estancada que puedan atraer a estos insectos. Una vez que han encontrado un área acuosa a la que llamar hogar, no tardarán mucho en rondar la casa.

Mosquito en el jardín

Hay que revisar los canalones regularmente para evitar la acumulación de hojas y otros objetos que puedan bloquearlos. Cuando ésto sucede, el agua se puede acumular y ofrecer una tentación irresistible para que los mosquitos se críen. Ésto ocurre especialmente en climas con una marcada estación otoñal, ya que las hojas caídas son abundantes y el follaje está habitualmente húmedo debido a las lluvias.

Las piscinas portables para niños equivalen a un spa para mosquitos. Si tiene una en su jardín, asegúrese de vaciarla una vez a la semana y volver a llenarla con agua fresca, si la piscina se usa a diario. Cuando esté fuera de uso, vacíela, séquela completamente y guárdela dentro (en un cobertizo, sótano, garage u otro sitio que se acomode a sus dimensiones).

Rellene todos los hoyos o depresiones en el suelo alrededor de su casa, así como las oquedades u hoyos en los troncos de los árboles. Éstos también pueden juntar agua y llamar a los mosquitos a anidar en su área. No use follaje, hierba o algún otro tipo de producto natural que pueda retener agua y convertirse en un cómodo colchón para la cama de los mosquitos.

Conviene que repare las mamparas, puertas, ventanasy otras entradas que puedan tener agujeros u otros daños en su estructura, así evitará que los mosquitos puedan entrar en su casa. Por supuesto, no hace falta decir que las ventanas y puertas que no tengan mosquiteros nunca deben dejarse abiertas. Ésto equivaldría a anunciar que la cena está servida para estos irritantes insectos.

Si tiene una fuente ornamental en su jardín, manténgala libre de mosquitos colocando en ella peces que se alimenten de ellos, como el pez dorado o el pez arcoiris. Cuando los mosquitos se posan en el agua (cosa que suelen hacer) el pez se los come y ayuda a reducir su población en torno a su casa.

Otras precauciones son: cubrir las latas vacías, toneles y botes guardados. No confíe en los aparatos matamoscas eléctricos: contribuyen muy poco a disuadir a los mosquitos que quieran instalarse en su jardín. En cambio, concéntrese en deshacerse de los excesos de agua acumulada en puntos claves alrededor de su propiedad.