.

Una de las tareas más placenteras de la jardinería orgánica es encontrar formas alternativas de dar con el mismo -o mejor- resultado…

Muchos materiales que se desechan en casa pueden ser de valor para el entusiasta de las alternativas. Aquí tiene diez ideas de reciclaje que harán de la jardinería una afición menos pesada para el bolsillo.

1. Residuos de la poda (ramitas, hojas, cortezas…): en vez de quemarlas o convertirlas directamente en compost, consiga, pida prestada o compre (si la cantidad justifica el precio) una trituradora eléctrica de jardín. En ella, las ramas de más de 2,5cm. de diámetro se colocan en una ranura y la máquina las tritura hasta convertirlas en astillas. Esparza estas astillas profusamente alrededor de los arbustos o árboles frutales de su jardín para ayudarlos a conservar la humedad y controlar la temperatura del suelo.

2. Restos de comida: Todo resto de comida puede ser transformado en compost. La preparación de compost es todo un arte, y se pueden comprar recipientes especiales para su elaboración, o destinar para ello un sector del jardín.

Hay distintas teorías sobre la elaboración del compost, y cada jardinero tendrá su favorita. La regla general para obtener un buen resultado es mantener los residuos para formar compost a una temperatura cálida. O, si no tiene prisa, simplemente ir apilando los restos de comida en un montón, y coger un poco de la parte más interna de la base cuando lo necesite. Tamícelo antes de usarlo y tendrá un compost listo para plantar vegetales pequeños o incluso semillas.

Compost

3. Las alfombras viejas, cajas de cartón estropeadas y materiales similares se pueden extender sobre las parcelas de cultivo en otoño para prevenir la aparición de malezas tempranas durante la primavera. Extienda las telas o cartones sobre una parcela y sujételas con piedras o troncos. Levántelos en un día soleado al principio de la primavera, pocos días antes de empezar a remover el suelo para cultivar.

4. Contenedores para botes de pintura: Guarde esas viejas bandejas con ruedecillas que se usan para transportar los botes de pintura. Podrá usarlos como contenedores para semillas. Haga unos agujeros en la base para permitir el drenaje. Añada un fondo de grava antes de rellenar con el compost donde se han mezclado las semillas. Estas bandejas no deben tener más de 15cm. de alto.

5. Botes de yogurt: todos los botes plásticos de yogurt o postres se pueden lavar y guardar para envasar germinaciones. Haga una perforación en el fondo de cada uno, ponga un poco de grava y luego llene con compost o tierra.

6. Jarras de cristal: Las jarras de cristal con tapas herméticas son excelentes para almacenar semillas, alubias y guisantes. También las mantendrán a salvo de los ratones. Después de lavar las jarras, séquelas en el horno para eliminar todo resto de humedad antes de guardar en ellas las semillas. Junte jarras de cristal oscuro, o envuélvalas en papel para evitar que las semillas sean dañadas por la luz.

7. Palitos de polo: Haga letreros marcadores para sus bandejas de semillas o parcelas de invernadero. Los palitos de madera no durarán eternamente, pero al menos se puede escribir en ellos con boli, lápiz o crayón.

8. Perchas de alambre: Haga mini-campanas con perchas de alambre en desuso. Manipúlelas de modo de formar un cuadrado con el alambre. Clave el gancho en el suelo y presione suavemente hasta que la barra de alambre toque la tierra. Coloque otro cuadrado similar a poca distancia en su parcela de semillas para crear los dos extremos de una campana. Ahora, extienda entre ambos una tela plástica y sosténgala con piedras o troncos para fijarla.

Nota: ésta idea funciona sólo para hacer campanas pequeñas.

9. Recipientes de plástico transparente: Guarde todos los recipientes de plástico transparentes que se puedan colocar boca abajo sobre las plantas. Corte las botellas de agua mineral en dos mitades para crear dos prácticas campanas protectoras. Las bolsas plásticas grandes que vienen como envoltura dentro de las cajas de electrodomésticos son buenas para extender sobre las “campanas de percha” que hemos descrito en el punto 8.

10. Tapas de aluminio de botellas: conserve las tapas de aluminio que vienen en las botellas de zumos o leche y las láminas de aluminio coloreado que rodean los corchos de botellas de vino o cerveza. Átelos juntos para hacer un “espantapájaros”. Simplemente sujetelos con hilo grueso de algodón y cuélguelos de sus árboles frutales antes de que los pájaros comiencen a atacar la fruta nueva.

Busque en su cocina otros utensilios que puedan servirle en el jardín:

* Viejas cucharas y tenedores de cocina para transplantar pequeñas plantas al invernadero.

* Cubos agujereados o rotos para cosechar pequeñas cantidades de patatas, zanahorias, etc.

* Cajas de madera livianas para recolectar vegetales de ensalada durante el verano; transportar tiestos, etc.

¡Vigile su bolsa de la basura y transforme los desechos de hoy en las herramientas de mañana!