.
La especie de cactus llamada Prickly pear cactus, son muy útiles si se quiere dar un gran impacto al paisaje, dándole un aspecto de terreno del sur. Esta especie crece en el sudoeste de los Estados Unidos y México. El cactus Prickly pear tiene unas hojas verde intenso que crecen a unos quince pies de altura y viven alrededor de cinco años.

En primavera, de esta especie de cactus nacen unas flores amarillas y naranjas maravillosas. Más tarde se tornan rojo brillante. Estos cactus no son muy delicados a las condiciones atmosféricas o del suelo. Aguantan hasta treinta grados bajo cero y tienen frutos comestibles.

Soportan una poda continua para mantener su forma, cortando siempre en la unión entre hojas. Las hojas que hemos cortado se pueden replantar facilmente, sólo basta con enterralas en un suelo que esté correctamente abonado. Este cactus es conocido por mantener sus raíces incluso, cuando se le han caído todas las hojas.

En el interior, se puede plantar el cactus Opuntia en una maceta pero, en este caso, no suelen crecer más de medio metro de altura. Es aconsejable tenerlos al sol y con poca agua. En general, a ninguna especie de cactus le favorece una gran cantidad de agua y florecerán mejor n suelos saturados. Se debe regar con moderación y mejorar el drenaje del suelo en lo sitios donde llueve frecuentemente.

Las hojas de los cactus no suelen tener unas espinas muy prominentes, sin embargo, al ser pequeñas, es muy fácil clavarselas en la piel, lo que puede resultar bastante doloroso. Normalmente, la única forma de sacárselas es con unas pinzas. Te recomendamos que utilices unas tenacillas o guantes gruesos especiales para manipular los cactus.

Los fruto de los cactus tienen una textura como de sandía y un sabor dulce, como a pera o platano. Son muy ricos en fibra. Las semillas son negras y del tamaño de un guisante y también puedes comértelas, tanto crudas como cocinadas.