.

Hubo un tiempo en que tener tu propio cultivo de hortalizas o un huerto de árboles frutales era algo habitual, pero el sabor desapareció a la vez que la comida industrial empezó a ser más comercial y los supermercados empezaron a aumentar. Sin embargo actualmente, cada vez más gente ha empezado a explorar cultivando su propia producción. Aquí damos cinco razones por las que podrías considerar iniciar tu propio huerto de cocina.

-Frescura.
La fruta y la verdura saben mejor y son más sanas si se comen tan pronto como sea posible después de su recolección. La mayoría de la fruta que compras en los supermercados, como se recoge antes de que alcance su madurez para hacerla más duradera, supone normalmente un impacto para el sabor. Cultivarlas por ti mismo permite probar el producto lo más fresco posible con lo que ello significa para el sabor.

-Calidad.
Los cultivos comerciales son a menudos seleccionados por su gran rendimiento, apariencia uniforme y por su duración además de por su calidad y sabor. Cuando cultivas para tí puedes concentrarte en la calidad en vez de lo económico.

-Precio.
La producción fresca de muchos supermercados es enormemente cara, a pesar de su publicidad engañosa. Cultivar tus propias semillas, puede ser tan barato como te lo propongas, e incluso cultivar pequeñas plantas que compres te proporcionará mejor comida a menor precio. Con muchas plantas puedes usar las semillas de una remesa de cultivo para proporcionar plantas para la próxima, y así sostener un propio círculo que te costará tan sólo el tiempo y el esfuerzo para mantenerlo.

-Procedencia.
Más y más gente tiene preocupación sobre cómo se produce nuestra comida, con pesticidas químicos y transgénicos sobre todo. Con tu propia producción de verduras, sabrás exactamente de dónde proviene y cómo ha sido cultivada tu comida.

-Variedad.
Existen literalmente miles de diferentes variedades de frutas y verduras, pero los supermercados tienden a concentrarse sólo en los más rentables y fáciles de vender. Esto significa que nuestra elección está a menudo limitada a unas pocas variedades de manzanas, por ejemplo, con los cientos de tipos tradicionales que existen. Cultivar por ti mismo permite escoger las variedades que más te gusten, y experimentar para encontrar las que querrías ver en venta.

Hay por supuesto una desventaja, te llevará tiempo y esfuerzo. En estos tiempos en que estamos cada vez más ocupados, no solemos pensar que tenemos tiempo de sobra, pero se puede empezar con unas pequeñas plantas en el alféizar de nuestra ventana, o incluso la típica tomatera, que te dará la satisfacción de cultivar por ti mismo y quizá sea suficiente para engancharte a cultivar el resto de tu vida!