.
Generalmente, una orquídea no es más dificil de cultivar que cualquier otra planta de jardín, sólo necesitas saber qué es lo que necesitan, y una vez que les hayas proporcionado el ambiente adecuado, unos simples consejos de mentenimiento serán necesarios.

Generalmente, una orquídea no es más dificil de cultivar que cualquier otra planta de jardín, sólo necesitas saber qué es lo que necesitan, y una vez que les hayas proporcionado el ambiente adecuado, unos simples consejos de mentenimiento serán necesarios.

Te daré un consejo importante si estás pensando en plantar orquídeas y quieres que crezcan bonitas y saludables. A la hora de regarlas, es más aconsejable regarlas de menos que de más.

Es normal que al ver una orquídea, pensemos que está seca y necesita agua, además, siempre nos han dicho que una planta necesita un suelo húmedo para crecer, pero en este caso, no es así.


No es nada fácil responder generalmente a esta pregunta, el riego esta sujeto a varias condiciones, por ejemplo necesitamos ver dónde están siendo cultivadas las plantas, si en estufa o en ripados, en un clima frío, caliente o seco, si están en reposo o en crecimiento.

Hay factores que pueden ayudarnos a regular el riego, es más probable que muera una planta por exceso de agua que por falta. Si tenemos en cuenta el tipo de medio de cultivo o sustrato, el material y tamaño de la maceta, la temperatura, la intensidad de la luz y la circulación del aire, será más fácil controlar el riego. También debemos tener siempre en cuenta que las plantas, por medio de sus raíces, hojas y bulbos, se alimentan de la humedad del aire.

La fase de crecimiento es fácil de identificar. Es en esta fase cuando la planta necesita ser regada con frecuencia, luego, naturalmente, viene la fase de floración y luego de reposo.

Es muy difícil determinar lo frecuente y abundante que debe ser el riego ya que varía según la especie. Las plantas con poco tiempo de trasplante requieren un régimen especial ya que sus raíces no tienen el mismo poder de absorción. El sustrato debe mantenerse más húmedo de lo normal y solamente cuando salgan las raíces nuevas volver al riego normal.

Las orquídeas requieren un clima húmedo. Esta es la parte más difícil de dominar, para un principiante, durante el cultivo. En la naturaleza, las orquídeas se humedecen con algunas lluvias y se secan con el viento suave. El aire las mueve, flota alrededor y les da energía.

La humedad suministrada correctamente ayuda a que la planta mantenga su nivel de humedad sin necesidad de regarla, lo cual disminuye el riesgo de que las raíces se pudran.

Iluminación

Las orquídeas pueden crecer en la sombra, media sombra, a pleno sol. Una manera de saber cuánta luz necesita nuestra planta es observando las características de ésta, si tiene hojas duras y carnosas necesita más luz y si sus hojas son blandas, anchas y finas necesita más sombra.

Lo apropiado en regla general es permitir que reciban el sol de la mañana y la tarde, y en muy raras excepciones el sol del mediodía.

Demasiada luz decolora el verde de las hojas y dificulta su crecimiento, por lo contrario la poca luz de las hojas un tono verde oscuro, impidiendo el desarrollo y anulando la floración.