.

Tal vez le gustaría tener una chinchilla como mascota, y le interese conocer algunos datos sobre ellas. Las chinchillas son mamíferos pertenecientes a la familia de los roedores (aunque no lo parezca). Tienen una piel increíblemente aterciopelada, y se parecen a una ardilla regordeta con orejitas estilo Mickey Mouse. Son animales nocturnos, aunque se despiertan y juegan mucho durante el día. Las chinchillas son animalitos muy inteligentes y divertidos, y se dice que pueden ser entrenados. También son extremadamente limpios, de modo que sus jaulas no dan mucho trabajo en cuanto a la limpieza y nunca huelen mal como las de otras mascotas.

Estos pequeños roedores suelen parir de 1 a 3 crías, y su período de preñez dura 111 días (unos cuatro meses), un período muy largo para un animal tan pequeño. Las crías nacen completamente formadas, “listas para llevar”, por así decirlo: con todo su pelaje, los ojos abiertos, capaces de andar y correr. Incluso pueden comer los mismos alimentos que un animal adulto casi desde el primer día de vida, aunque prefieren la leche materna.

Chinchilla como mascota

Se puede alimentar a las chinchillas con piensos especiales que vienen en forma de piedrecillas. Además, necesitan una uva pasa al día (¡les encantan!). Es conveniente higienizarlas con un producto en polvo especial para ellas, que se compra en las veterinarias. Se pone en un recipiente y las chinchillas se sumergen en él, dando vueltas para frotarse todo el cuerpo, algo muy simpático de ver.

Yo tuve una pareja de chinchillas hace tiempo. Mi familia decidió conservar una de las crías y vendimos a los padres. La cría se adaptó muy bien a nosotros; puedo asegurar que es una de las mejores mascotas que he tenido (mejor que perros, gatos y otros). Es juguetona, amigable, jamás muerde, emite sonidos muy suaves que no molestan a nadie. Tiene una personalidad dulce y encantadora.

Las chinchillas son mascotas del tipo juguetón, no se pueden considerar animales falderos. Si usted decide comprar una, le recomiendo que adquiera una recién nacida. Su precio está alrededor de los 75€ , pero puede variar mucho.

Otra bonita cualidad de las chinchillas como mascotas es que no tienen garras o zarpas. Poseen unas pequeñas almohadillas muy acolchadas en la base de las patas, así que no pueden rasguñar. Un consejo: no le recomiendo adquirir una chinchilla si tiene niños pequeños, porque éstos podrían herir fácilmente al animalito.

Estas agradables mascotas viven entre 25 y 30 años. Hay que mantenerlas dentro de la casa o en un entorno de clima controlado. Se las consigue en una amplia variedad de colores, aunque el gris es el más común y los otros colores suelen costar más.

Cuando estaba intentando vender al resto de las crías de mis chinchillas, me di cuenta de que la mayoría de la gente a la que le hablaba de ellas no tenía idea de qué clase de animales eran. A veces resulta complicado encontrar un hogar para las crías, aunque con tan pocos bebés como los que engendra una pareja adulta, no resulta un problema. Las personas que me compraron las crías tenían un punto en común: o bien habían tenido otra chinchilla antes, o tenían un amigo que poseía una. Ésto es significativo en lo que a estas mascotas se refiere.