.

El uso de parches transdérmicos ya está muy difundido dentro de la medicina humana. Son aplicables a tratamientos para dejar de fumar, para aliviar dolores e incluso para reponer hormonas en desequilibrio. ¿Estos parches pueden servir también para nuestras mascotas?

Las drogas transdérmicas para animales son muy similares a las usadas en humanos. En algunos casos como el fentanil, calmante del dolor, son idénticas. La droga se administra por medio del parche que es aplicado sobre un área rasurada en la piel de su mascota. Así permite que la droga penetre en la sangre atravesando la piel (pasaje transdérmico).


No todas las drogas usadas transdérmicamente vienen en forma de parches: algunas se presentan como geles que se aplican en la piel del animal, generalmente en la parte inferior de la oreja. El parche de fentanil, usado principalmente en humanos, ya se ha aplicado a perros, gatos y caballos para controlar el dolor.

Por lo general, las drogas que se administran por vía transdérmica entran en la corriente sanguínea mucho más lentamente que por otras vías, como la vía oral o las inyecciones; por lo tanto, los parches no son útiles cuando se necesita un efecto inmediato. La vía transdérmica se usa cuando el medicamento no es urgente para la supervivencia del animal. Las drogas aplicadas por este método tardan unas 24 horas para empezar a actuar y por ello se aplican a afecciones como el hipertiroidismo felino. En este caso, se debe verificar el tratamiento a través de un monitoreo de la hormona tiroidea, para comprobar que el medicamento transdérmico esté haciendo efecto.

Este método de aplicación de medicamentos elimina la necesidad de administrar píldoras al animal. Si usted tiene un gato con hipertirodismo, aplique un ungüento adecuado tras su oreja una o dos veces al día, y no tendrá que pasar las molestias de hacerle tomas pastillas, situación que puede causar malestar entre usted y su mascota.

Si su perro tiene que ser sometido a cirugía, por ejemplo, los veterinarios podrán usar un parche de fentanil antes y después de la operación para mitigar el dolor. Ésto reduce la necesidad de anestesia y drogas inyectables. Su perro podrá regresar a casa antes, sin necesidad de permanecer en la clínica mucho tiempo y pudiendo así estar más cómodo, recuperándose en el hogar. Otra ventaja de las drogas transdérmicas es que evitan el sistema gastrointestinal y necesitan menos procesamiento en el hígado