.
Los animales salvajes son criaturas preciosas de muy diversos tamaños, colores, y hábitats. Aunque la mayoría de ellos pueden verse en zoos, el lugar en los que se supone que deberían estar es en su propio ambiente. Desgraciadamente, animales como los pandas, ballenas, etc no siempre sobreviven en estos lugares debido a agentes externos. Algunos factores tienen la culpa

Polución

Debido a que todos los animales están relacionados en la cadena alimenticia, la contaminación de una charca de la que bebe una especie en concreto, no sólo afecta a esa especie, sino a los animales a los que sirven de alimento también, causando cánceres y otra enfermedades mortales. Si una madre bebe toxinas, estas pasan a formar parte de sus crías. Debido a que las crías son bastante más pequeñas que la madre, estos productos químicos y toxinas tendrás un efecto mucho más pernicioso en ellas. Entre estos problemas está el de un más corto periodo de vida, afectando al tiempo que tienen para reproducirse y multiplicar sus especies, por no mencionar el daño que la polución les ha causado previamente en todos sus sistemas.

La contaminación del agua debido a los vertidos de aceites industriales es otro gran problema, Debido a que el agua y el aceite no se mezclan y el aceite flota en la superficie, esparciéndose rápidamente, es mucho más difícil de limpiar. Los vertidos de estos aceites pueden ser debidos a desastres como huracanes, o también a gente que no quiere deshacerse de los aceites industriales adecuadamente y sencillamente los tiran al océano. Los pájaros pueden verse envueltos por él y no podrán volar por esta causa. El aceite envuelve también la piel de las focas, nutrias y demás animales del estilo, cubriendo las burbujas de aire de su piel que los mantienen calientes en temperaturas extremadamente frías. Debido a este aceite que las impregna, mueren de hipotermia.

Disminución de su entorno

Si hay continuos cambios en el entorno de una especie, consecuentemente los hay en su hábitat. Cuando se producen estos cambios naturales en el entorno, los animales se adaptan a ellos. Sin embargo los animales se adaptan porque los cambios son pequeños, y en un periodo de tiempo. Cuando son los humanos los que hacen los cambios, suelen ser más drásticos e inmediatos. El ser humano puede quitar del mapa un bosque entero en cuestión de días, sin dar lugar a los animales que lo habitan a moverse a otra zona.

Pongamos por ejemplo al panda. Un panda come unos 20 kilos de bambú al día. Necesita grandes cantidades para obtener los nutrientes que necesita. Cuando un bambú florece, muere y no vuelve a crecer hasta 10 años después. Si no hay otra especie de bambú en la zona, el panda necesita moverse a otra región que tenga bambú en temporada. Debido a la actividad del hombre como sembrar, extraer minerales, o construir carreteras destruyendo las plantas que ellos consumen es difícil para ellos moverse a otra zona y encontrar este sustento rápidamente.

Caza y pesca

Uno de los más perjudiciales efectos en animales como las ballenas, es su explotación. La explotación es una forma de disminuir la población de una especie en particular más rápido de lo que la naturaleza es capaz de reemplazar esos animales desaparecidos. La pesca de ballenas las ha hecho casi desaparecer. Esta caza indiscriminada se hacía por su piel, grasa, dientes, etc. Aunque hay una legislación internacional muy restrictiva, mucha gente no sigue estas restricciones. Al igual que las ballenas, otras variedades de pescado están en peligro. Las enormes redes y el método de pesca a la deriva o el de arrastre, pueden enganchar especies que no deberían ser capturadas. La gran cantidad de pesca comercial hace que estas especies no puedan regenerarse.

La falta de cuidado del ser humano es la causa de todos estos problemas. Sin embargo, cada vez más gente está concienciada con este problema del mundo animal, e incluso nosotros desde casa debemos tener cuidado ya sea separando la basura, cuidando el consumo de agua, que ayuda a todo el mundo animal al igual que a nosotros mismos.