.
Hay mucha gente que decide llevar a su perro consigo de vacaciones. Estas personas deben buscar un hotel que permita el ingreso de mascotas. Afortunadamente, existen muchos de ellos en el mundo. Los más afortunados consiguen un piso o una casa de alquiler donde pasar las vacaciones con su perrito sin inconvenientes.

Si va a viajar con su mascota, hay algunos consejos que le interesará conocer para que sus vacaciones sean seguras y estén libres de preocupaciones.

1. Cuando haga la reserva en el hotel, asegúrese bien de que permitan la estancia de mascotas. Una ventaja de reservar alojamiento por Internet es que en la página web usted puede ver claramente escrito si el hotel admite mascotas y cuáles son las restricciones. Las reservas verbales pueden dar lugar a más confusiones. Si reserva por teléfono, pida a la persona que le hace la reserva que le envíe una confirmación por e-mail o fax que incluya la cláusula “se admiten mascotas” y la información pertinente.

2. ¿Su perro es un experto viajero? Si no lo es, tendrá que acostumbrarlo a viajar. Comience por convertir su coche en un lugar agradable para su mascota. Entre al coche con él, juegue con él, dele una golosina, haga que disfrute estar allí con usted. Luego llévelo a dar un paseo corto. Incremente gradualmente la duración de los paseos en coche con su perro. Antes de emprender un viaje largo con él, la idea es lograr que se sienta cómodo estando en el automóvil por largos períodos de tiempo.

3. Las medidas de seguridad son esenciales para la seguridad de su mascota y la suya propia. Considere la posibilidad de comprar un arnés para sujetar a su perro durante los viajes en coche. Si tiene un vehículo utilitario o una furgoneta, compre una barrera que mantenga a su perro confinado en la parte trasera. Por lo común, estas barreras se venden en las tiendas de mascotas o puede conseguirlas por Internet.

4. Póngale a su perro una medalla de identificación para el viaje. La chapa debe tener escritos el nombre del animal, el nombre del propietario y su número telefónico, un teléfono de su casa y del sitio donde estará durante sus vacaciones.

5. Lleve una fotografía de su perro con usted. Si su mascota se perdiera, usted podría enseñar la foto a otras personas para que lo ayuden a localizarlo.

6. Consulte con su veterinario las vacunas apropiadas para su mascota antes del viaje, las medidas de prevención contra garrapatas cuando lo saque a pasear, la exposición a otros perros durante el viaje y la prevención de la dirofilariosis (una enfermedad parasitaria canina transmitida por ciertos mosquitos de lugares cálidos), por citar algunos ejemplos. También ponga en el collar de su perro una placa con la última fecha de vacunación antirrábica. si decide poner a su perro en una pensión canina de día, es muy probable que le pidan el calendario de vacunación.

7. Cuando llegue a su hotel, informe al recepcionista que ha traído a su perro. Pregunte si hay áreas restringidas donde se prohiba la entrada del animal. No se arriesgue a pasar momentos incómodos para usted y otros huéspedes.

8. No permita que su perro se siente, eche o duerma sobre los muebles del hotel, cabaña o casa de vacaciones, a menos que usted cubra el mobiliario o la cama con un material que traiga usted mismo de casa. Ponga el alimento y el agua del perro sobre una alfombrilla o periódico en el cuarto de baño, donde será más fácil limpiar.

9. Si va a dejar a su mascota sola en el cuarto, asegúrese de informarlo en recepción. Deje a su perro en su caseta o caja de viaje, bien cerrado, si sabe que el personal de limpieza va a entrar al cuarto en ese lapso. No querrá que una mucama se asuste o sea atacada por su perro. Además, si no lo deja bien asegurado dentro de su caja, el perro puede escapar cuando la mucama entre a la habitación.

10. Tenga mucho cuidado con dejar a su perro dentro del coche en horas de mucho calor. Aún si la temperatura externa fuese solo de 20 o 25ºC, el interior del vehículo puede alcanzar los 37ºC o más, especialmente si está aparcado al sol. Con temperaturas como éstas, su perro no tardará mucho en sufrir daños serios o incluso fatales.

Viajar con el perro puede ser muy divertido. Después de todo, él también es parte de su familia. Simplemente, use su sentido común y planee de antemano sus vacaciones para no tener sorpresas desagradables durante las mismas.