.

Los hurones, a diferencia de otros animales de compañía, no representan mucha variabilidad por lo que se refiere a sus razas. Bueno, no es que presenten muchas variaciones, es que no presentan ninguna. Hurones sólo hay una raza, un sólo tipo.

Sin embargo, quienes hayan visto a estos animalillos tendrá la extraña sensación de que no es así, pero sólo se trata de una apreciación. En el caso de los hurones, las únicas diferencias están relacionadas con el pelaje, con sus colores, sus combinaciones de tonos y con la proporción de éstas. Nada más.

Quiénes se han puesto a identificar los colores, han creado toda una tipología para definirlos, de tal manera que cualquiera pueda hablar de su hurón y describirlo de forma precisa, tanto, como para poder interpretarse su fórmula de capa sin haberlo visto.

De eso vamos a hablar ahora, de las fórmulas del pelaje de los hurones y de sus clasificaciones reconocidas.

De entrada, y como regla general, los hurones suelen tener dos colores, uno básico dominante y otro secundario. El tono principal estaría presente como patente en sus hombros, en la zona de la cola, en las patas, y, en algunos ejemplares, como una especie de antifaz alrededor de los ojos.

?Recuerda cuántas representaciones dejan ver a los hurones como maleantes y cacos ocultos detrás de una máscara? S?, es algo característico en ellos. Ese tono principal se muestra en siete formas diferentes en la piel del animal.

En cuanto al tono secundario, se han determinado cuatro extensiones diferentes en el pelaje de los hurones. Cada modelo de tono secundario tiene también una denominación distinta, siempre relacionada con su amplitud.

El último de los tipos de coloración de los hurones tiene que ver con el color blanco, o, para ser más exactos, con los blancos, porque se conocen cinco. Los hay en distribuciones de dos tipos de blanco, y, en casos poco extendidos, hasta en los cinco, en proporciones variables, pero todos extrañamente juntos.

Si hablamos únicamente del tono, entre los hurones se distinguen hurones de colores sólidos, roanos, los del tipo siamés y los llamados estandard.

Los tipo sólido son colores dominantes y uniformes; los roanos, tonos desparejados sin concierto en la piel de los hurones; los siameses como los colores de los pelos del gato y los estandard, distribuciones de tonalidades variadas en las que tampoco hay claros dominantes.

Si hablamos de los hurones con dominancia de pelajes blancos, habremos de referirnos a los enguantados, cuando las mascotas presentan patas blancas; los tip con algo de blanco en la cola los baberos, con cuello blanco; y los blazers con rayas blancas que van de la cara a sus hombros como si fueran rayas pintadas.