.
Para cualquier aficionado o criador de caballos, las grietas en las pezuñas de los caballos pueden convertirse en un problema serio si no se trata debidamente.

Por mi experiencia sé, que este tipo de problemas ha disminuido debido a que las condiciones en las carreras y establos han mejorado considerablente en la actualidad. La tierra es el terreno ideal para que los caballos cabalguen y por lo tanto, mejor para sus grietas.

Sin embargo, la gente que posee estos animales como hobbie, para montar o como mascota, se enfrentan a este problema más a menudo.

Personalmente creo que la razón principal de esto es la falta de información que existe en materia de cuidado de caballos, en qué tipo de terrenos deben ejercitarse, y las circunstancias ideales que deben de darse para que el animal se encuentre agusto.

Casi nunca es posible darle al caballo las condiciones perfectas pero, es por ello importante que el dueño o criador haga todo por proporcionárselo en la manera de lo posible. Te daremos a continuación algunos consejos:

La mayoría de las roturas o agrietamiento de pezuñas se dan cuando el caballo se trota o galopa en un terreno más duro de lo normal. Un suelo flexible es siempre mejor para las pezuñas ya que en cierto modo amortigüan el impacto de éstas contra el suelo.

La laminitis puede provocar también rotuta o resquebrajamiento.

Las causas son innumerables, herraduras inapropiadas, piedras afiladas, entre otras, por lo que es necesario que la persona que se encarga del caballo sepa lo que hace.

Las condiciones metereológicas también pueden provocar roturas. El ambiente seco puede resecar demasiado la pezuña perdiendo ésta su flexibilidad y rompiéndose. Lo contrario es también perjudicial ya que humedece demasiado la pezuña y se vuelve blanda.

Las que están cerca de la parte trasera, lo que sería el talón, son las más delicadas ya que se infectan con facilidad, por lo que hay que desifectar primero y luego curar.