.

Si hay una lección que es obligatorio aprender antes de llevar una mascota a casa es que debes eliminar todas las cosas que puedan hacerle daño. Por ejemplo:

Elimina las plantas que pueden ser tóxicas y afectar a tu cachorro. Muchas de las plantas que son comunes en nuestras casas o jardines, pueden resultar peligrosas para nuestras mascotas.

También hay alimentos de consumo humano que resultan extremadamente peligrosos para los cachorros. Entre ellos podemos destacar las cebollas, uvas o pasas. Es importante, ya no solo que lo sepas tú, sino que también prevengas a tus hijos y vecinos.

Hay una serie de consejos que debes seguir antes de la llegada de una nueva mascota a casa:


Cierra las puertas de aquellas habitaciones en las que no quieres que entre la mascota ya que, éstas, por naturaleza, son curiosas y querrán explorar todo lo que no conocen. Lo mejor es limitarlos a una habitación o parte de ella para, más tarde, ampliar su red de movimiento.

Prescinde de las plantas y quita de la vista los cables y los bajos de las cortinas. Los cables los puedes cubrir con algún material que los proteja y que no sea peligroso para tu cachorro.

Mantén alejado de tu mascota los juguetes de tu hijo. Los animales no conocen la diferencia entre sus juguetes y la muñeca nueva de tu niña.

Los dispositivos inhalámbricos de los juguetes o de la televisión deben estar fuera del alcance de las curiosas mascotas.

Pon en alto las papeleras. Aunque pueda parecer un poco asqueroso, a los animales les encantan los pañuelos sucios, los restos de comida y demás cosas nauseabundas.

Si tienes jardín, comprueba que la valla está perfectamente colocada alrededor de tu casa. No imaginas lo fácil que es para un cachorro encontrar un hueco para colarse.

Ten cuidado con tu cachorro, sobre todo si tienes un niño pequeño, ya que, los cachorros se creen que juegan pero pueden lastimar al bebé.

Evita tener los medicamentos o productos de limpieza al alcance del animal.

Recuerda que tu cachorro crecerá y que lo que en un principio es adecuado para él cambiará en un mes o dos. No dejes de adaptarte a las necesidades de tu mascota.

Debes controlar a tu mascota constantemente. Cualquier cosa que mastique y que no sea comida puede ser potencialmente peligroso y puede tener fatales consecuencias.