.

Recortar las alas es un procedimiento habitual en el cuidado de sus pájaros y es necesario para su entrenamiento y su seguridad. Usted tal vez sienta que está maltratando a las aves, pero el hecho es que el recortarles las alas no les hace daño, y evita que escapen por alguna ventana abierta y se pierdan. La mayoría de las aves domésticas no saben sobrevivir en el exterior, especialmente si el clima difiere del de su ambiente original.

Puede recortar las alas de sus pájaros en casa, pero es mejor llevarlos al veterinario o a la mascotería y pedir allí que le enseñen la forma correcta de hacerlo, antes de intentarlo por usted mismo.

No trate de recortar las alas de su mascota hasta que esté completamente domesticada y acostumbrada a que la cojan en las manos. De otro modo, la experiencia será traumática para ambos. Necesita estar seguro de que el pájaro confía en usted lo bastante como para permitirle que lo coja y le abra las alas. Hasta que vuestra relación no haya llegado a este punto, es mejor que un profesional realice el corte.

Una vez que se haya ganado la confianza de su mascota y llegue el momento de recortar sus alas, saque al ave fuera de su jaula y téngala cogida por un momento. Es posible que necesite la ayuda de otra persona para lo que sigue. Despliegue las alas del pájaro y sosténgalas con una mano mientras prepara sus tijeras en la otra.

Corte sólo las plumas más largas, las que están en la capa inferior. Tendrá que cortar más o menos hasta la mitad, en una línea paralela al fondo del ala. Algunas personas dejan la última pluma intacta, así cuando el pájaro pliega las alas no se nota que tiene las plumas recortadas.

Éste debe ser un procedimiento rápido e indoloro. Después de que recorte sus alas, el pájaro podrá volar igualmente, pero no a grandes distancias. Cuando vuele, sólo podrá desplazarse hacia abajo, así que si parte de un punto alto podrá bajar sin problemas. Asegúrese de que no haya otros animales en la casa que puedan herirlo si se posa sobre la mesa o el suelo, ya que no podrá volar de regreso a su refugio para protegerse