.

Durante la época de gripe, cada año se produce el pico más importante de mortalidad por cualquier causa especialmente en gente mayor.
Cada año la gripe afecta entre 2 y 6 millones de habitantes de la población española, debido, en la mayoría de los casos, a la no vacunación

Vacuna de la gripe

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus, que afecta cada año entre 2 y 6 millones de habitantes de la población española, pudiendo provocar fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca. Comienza alcanzando a la población infantil y se extiende con mayor rapidez a los grupos de riesgo.

Los grupos de población con mayor riesgo de padecer complicaciones a consecuencia de la infección gripal y en los que se recomienda la vacunación antigripal son:

  • Personas mayores de 65 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Niños menores de 2 años y mayores de 6 meses con enfermedades crónicas o algún tipo de inmunodeficiencia.
  • Personas con afecciones como: enfermedades crónicas cardíacas, hepáticas, renales, pulmonares, sanguíneas o metabólicas e inmunodepresión.
  • Colectivos profesionales como: personal sanitario, de guarderías y de centros de educación infantil, policías, bomberos, docentes, y trabajadores de transportes públicos.

“La vacuna de la gripe debe ponerse entre Septiembre y principios de Octubre en los centros de asistencia primaria, en especial a los grupos de riesgo.” resalta el Dr Pumarola.

Transmisión de la gripe

Existen tres tipos de virus gripales: A, B y C. Los más importantes son los tipos A y B, ya que el C es causa tan sólo de casos esporádicos. La transmisión del virus se produce fundamentalmente a través de gotitas que son originadas al hablar, toser o estornudar por la persona enferma y que alcanzan a una persona sin gripe pero capaz de padecerla. Estas gotitas también pueden depositarse en las superficies y llegar a las personas susceptibles a través de las manos contaminadas.

Desde la SEIMC recomiendan tomar conciencia de la vacunación sobre todo en los grupos de riesgo y acudir al centro de vacunación más cercano. Deben abstenerse de la vacunación las personas con alergia al huevo, con hipersensibilidad a las proteínas de huevo o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior de la gripe, así como los niños menores de 6 meses y las personas que sufran de alguna enfermedad aguda con fiebre alta, que deberán esperar hasta que la situación remita.