.

Aquí tiene doce consejos de belleza garantizados. Si los sigue, TODOS, obtendrá excelentes resultados. ¡Pero no tiene sentido comer muchas frutas y verduras si fuma como una chimenea!

1. Humectar

Éste es un término incorrecto: de hecho usted no puede poner agua dentro de su piel. Sin embargo, sí puede «aceitarla» (¡como al cuero!) y atrapar el agua que rodea la piel.

Después de lavarse la cara, coloque en su piel un aceite inerte. El Aceite Johnson’s para niños es bueno. Páselo con especial cuidado sobre las líneas de expresión (alrededor de los ojos), su frente, alrededor de la boca y en el cuello.

No necesita cremas costosas: los estudios independientes indican que son un fraude.

2. Coma buenos alimentos.

Coma mucha fruta, pescado y verduras. Beba agua. Una dieta sana brinda un cuerpo sano, y un cuerpo sano le hará parecer más joven.

3. Duerma

IMPORTANTÍSIMO. Al menos ocho horas. Un buen sueño nocturno le hará parecer muchos años menor.

Acuéstese antes de la medianoche, si es posible. Habrá dormido lo suficiente cuando sienta ganas de salir de la cama por la mañana, lleno de energía. Si no ocurre ésto, es que necesita dormir más, o está deprimido, o se acostó después de medianoche.

La falta de sueño envejece. Si no duerme lo suficiente, lucirá demacrado, es decir, viejo. La falta de sueño lo convierte en un zombie: su coeficiente intelectual baja, su memoria se debilita y sus reacciones se hacen lentas. Lo hace más propenso a las enfermedades.

Hombre mayor en buena forma

4. No fume.

Fumar estrecha los capilares sanguíneos de su cara. Ésta es la razón por la cual los fumadores suelen estar pálidos. Envejece la piel. Desluce su cabello.

Un fumador se encuentra en constante estadode enfermedad-salud: un sistema inmunitario más débil, menos energía, menos fuerzas. Con el tiempo, fumar puede causar serias enfermedades. Retarda el período de recuperación de otras afecciones. Los médicos tienden a rechazar a los fumadores: saben que con ellos están perdiendo el tiempo.

Los cigarrillos contienen venenos como formaldehido, amoníaco, arsénico y benceno. La razón de que la gente se aficione tanto a ellos es la nicotina, más adictiva que la heroína. Se puede dejar la heroína en cinco días; la nicotina puede tomar semanas.

5. No beba alcohol

El alcohol también es un veneno. La borrachera es una forma suave de envenenamiento; su nombre alternativo es intoxicación.

En mi primer viaje a Londres conocí a unas chicas australianas. Solían organizar «guateques de alcohol». Una de ellas era preciosa. A los seis meses parecía haber envejecido quince años. Tenía veinte y se veía como de treinta y cinco.

Cuando era muy joven, yo solía preguntarme por qué los adultos se veían tan viejos, cansados y hastiados. Ciertamente, la vida tiene sus desengaños, pero nosotros también cooperamos con la muerte, fichando demasiado temprano.

6. No tome el sol

En los tiempos neolíticos, el hombre curaba las pieles de los animales exponiéndolos al sol. Ésta era la forma primitiva de bronceado: se usaba para curtir cueros.

Lo mismo le ocurre a la piel durante los baños de sol. Por éso, una persona de 35 años aficionada a tomar el sol parece de 45, y una de 45 tiene una piel con la textura de un sillón de cuero.

Sentarse bajo el sol durante horas es una necedad. Piense en las grandes bellezas, las de antes: se mantenían lejos del sol, con su piel muy pálida. Sus hermanas, las que habían sacrificado su aspecto por lucir bronceadas un verano, no aparecían en las revistas.

7. No tiña ni decolore su cabello

A menos que su pelo esté gris o deslucido, evite someterlo a productos químicos. Si usted goza de buena salud, su cabello lo reflejará. La decoloración es malísima para el pelo, y puede dañar los folículos pilosos. Si el tinte que se aplica no armoniza con su tono de piel, no le hará lucir bien de todos modos.

8. No use ropas formales

¡Vístase joven, luzca joven!

9. Para los hombres: No use barba o bigote

Si su cabello es débil y largo, o lleva barba o bigote, lucirá diez años mayor. Por el contrario, un cabello corto y un rostro bien afeitado le quitarán años de encima. Recorte sus patillas: ¡Voilá!, juventud instantánea.

10. No se haga cirugía estética

Es una trampa. El hecho de que un hombre utilice cinceles o bisturíes no le otorga la habilidad de Miguel Ángel o Da Vinci. Y hay que ser uno de ellos para remodelar un rostro humano.

¿Por qué? Porque nuestra percepción de la belleza se basa en detalles muy sutiles en la cara que miramos: pequeñas líneas, hoyuelos, contornos, expresiones. Una cirugía plástica suprime todos ellos y le deja una máscara. Usted pierde parte de su personalidad. Se convierte en una pieza en serie, una radiografía social de Hollywood, una cara de museo de cera. Chicas, ¡no lo hagáis!

No somos máquinas; cortadnos, quitadnos un pedazo, reemplazadlo y ya no seremos los mismos.

11. No se exceda con las dietas ni con el entrenamiento físico.

Le harán parecer flaco y demacrado. Un rostro algo carnoso parece más joven; se rellenan un poco las arrugas.

Un poco de ejercicio mantiene la buena circulación sanguínea y le recuerda a sus músculos que existen. Una gimnasia demasiado intensa (más de dos horas al día), una dieta baja en carbohidratos, y usted se verá demacrado, gastado, viejo, por debajo del nivel.

12. ¡No se preocupe!

Si tiene problemas, enfréntelos, o evítelos deliberadamente. Pero decídase, y luego apártelos de su pensamiento. El estrés y las preocupaciones le dan mal aspecto y lo predisponen a las enfermedades. Lo mantienen despierto por la noche y estropean la calidad de su descanso.

Medite. Resuelva sus problemas antes de irse a dormir. Observe sus pensamientos y sus emociones desapasionadamente. ¡Se sorprenderá al ver lo desatinados que son muchos de ellos!

En resumen, la juventud es una combinación de factores; una crema o una dieta no son suficientes. Envuelve a su persona entera, en cuerpo y mente.

¡A su salud!