.

Soy muy corto de vista y las gafas me sientan fatales. Me gustaría usar lentillas, pero he oído que pueden causar infecciones oculares. ¿Son seguras las lentillas blandas?

Ésta es una pregunta muy frecuente. A muchas personas con problemas visuales les gustaría usar lentes de contacto, pero tienen miedo de que éstos les causen enfermedades oculares como la queratitis (inflamación de la córnea). Veamos cuáles son los peligros que puede implicar el uso de lentillas y cómo evitarlos.

Existen dos tipos principales de lentillas: las RPG (lentillas rígidas permeables a los gases) y las lentes de contacto blandas. En este artículo nos centraremos en las segundas, ya que hoy en día son las más usadas.

Características de las lentillas que pueden causar queratitis

La calidad de sus lentillas, cuánto oxígeno dejan pasar hacia sus ojos y cuán alto es el porcentaje de agua que contiene la lente son factores que no debe dejar de tener en cuenta. Es importante escoger lentillas fabricadas con polímeros de alta calidad con elevado porcentaje de agua (alrededor del 50%). Las lentes de contacto también deben ser “respirables”: en otras palabras, deben dejar pasaqr suficiente oxígeno. Consulte en su óptica cuáles son las mejores en estos casos.

Otro punto a considerar es el espesor de la lente. Cuanto más poder correctivo necesite usted, más gruesa será la lentilla. Una lente gruesa presenta mayores riesgos de causar infecciones. Si su vista es muy mala, será mejor que use las lentes del tipo RPG (rígidas) en lugar de las blandas.

En tercer lugar, es muy importante que ajuste correctamente las lentillas a sus ojos. La lente no debe apretar demasiado la superficie del ojo. Debe haber espacio para que puedan circular las lágrimas entre los ojos y las lentillas. Sólo un oculista puede ajustar sus lentes de contacto adecuadamente. Nunca compre lentillas sin prescripción médica, pensando que le quedan bien. Lo más probable es que no sea así, y que causen un daño irreparable a sus ojos.

Otros problemas son la contaminación ambiental, el humo, el polvo o el polen. Las lentillas tienden a adherir a su superficie hasta la más mínima partícula que pueda flotar en el aire. Ésto ocasiona muchas molestias y, a menudo, inflamación de la córnea. Si siente que ha entrado alguna partícula extraña entre sus ojos y las lentes, quíteselas de inmediato y lave las lentillas y sus ojos. Si tiene dudas, contacte a su oculista.

No es recomendable dormir con las lentillas puestas. Los fabricantes de lentes de contacto saben que a sus clientes les encantaría conseguir lentillas que pudieran usar continuamente durante días y días. Están investigando constantemente para obtener ese tipo de producto. Sin embargo, desde el punto de vista de su salud, es mejor prevenir que curar: no duerma con las lentillas puestas. Por supuesto, si vive en una zona montañosa donde el aire es puro y cristalino, usar las lentes de contacto ininterrumpidamente durante días no significará ningún problema. Pero la mayoría de nosotros vivimos en ciudades con alto nivel de contaminación y viajamos un par de horas al día, en las horas pico de tráfico. Imagine si todo ese polvo recolectado entre la delicada superficie de su ojo y la lente permaneciera allí durante una semana o un mes… no es una idea agradable, ¿verdad?

Los síntomas iniciales de queratitis son: visión borrosa (cuando esté usando las lentillas) e incomodidad cuando se expone a la luz. Si nota estos signos, no use las lentillas y vea de inmediato a su doctor.

Después de leer este artículo, tal vez piense que es mejor olvidarse de las lentillas y seguir usando sus viejas gafas. No crea éso. Las lentes de contacto modernas están diseñadas para minimizar los riesgos, y si están bien ajustadas al ojo, se usan de acuerdo a las prescripciones y se las cuida adecuadamente, son muy seguras. Lo más importante es seguir los consejos que le hemos dado más arriba y visitar a su oculista inmediatamente si comienza a sentir molestias.