.

Es evidente que la posibilidad de dormir sin perturbaciones tendrá un efecto tanto instantáneo como a largo plazo en su bienestar. Sin embargo, uno de los problemas que con más frecuencia afectan a esta necesidad de descanso, es un colchón viejo, incómodo o dañado. Si está empezando a olvidar cuándo compró su colchón, podría ser el momento de deshacerse del viejo e invertir en un colchón de calidad para mejorar su salud en general.

Tenga una buena noche y descanse

Del mismo modo que no hay una dieta perfecta para todo el mundo, no existe un colchón perfecto que garantice el descanso a todos por igual (aunque los colchones de lujo TEMPUR se acerquen bastante a ese ideal) 🙂 . Son muchos los factores que hay que tener en cuenta y es conveniente echar mano del consejo de un experto pero siempre teniendo en cuenta los puntos que hay a continuación.

Comience con un buen apoyo
Los mejores colchones mantienen el cuerpo bien apoyado sin molestias ni presiones sobre las caderas, los hombros, las costillas o los tobillos. Un colchón de calidad se ajustará a la curva de su columna vertebral, manteniéndolo bien alineado con el resto de su cuerpo y distribuirá su peso corporal a través de su marco, todo lo cual ayudará a asegurar una buena noche de sueño.

Asegúrese de que su colchón se adapte a sus necesidades individuales
Cuando se trata de colchones, no hay un único tamaño o material válido para todos. Hoy en día existen múltiples tipos de colchones que ofrecen una gama de beneficios según sus necesidades de soporte exactas. Pregúntele a un experto sobre los colchones con resortes, de espuma con memoria, látex y resortes helicoidales (como los colchones Sealy de muelles y acolchado con material viscoelástico y algodón) para asegurarse de obtener el apoyo que necesita mientras duerme pero no olvide que todo esto puede cambiar o ser un poco más complicado si va a compartir la cama con un compañero.

Colchones para problemas específicos de salud
Existe una amplia variedad de colchones que pueden ayudar con problemas específicos de sueño. Para quienes sufren de sudores nocturnos, asma, alergias, eczemas o simplemente tienen un sueño ligero, un colchón terapéutico lo ayudará a dormir bien por la noche. Si ya está diagnosticado pero no desea sufrir problemas de movilidad, dolor de espalda, dolor en las articulaciones, mala circulación sanguínea o insomnio, una cama ajustable puede proporcionar una solución para dormir bien por la noche.

 

Sueño y salud

Un colchón incómodo o que no se adopte bien al cuerpo durante el descanso, podría estar influyendo en su salud a través de distintas vías:

Ronquidos
El ronquido se produce cuando el paso de la vía aérea superior, justo en la parte posterior de la boca, se restringe parcialmente. La mejor manera de evitar los ronquidos es mantener la cabeza y el cuerpo bien apoyados mientras duerme. Cuando los colchones envejecen, su firmeza inicial se disipa. Un nuevo colchón de firmeza media mantendrá la columna vertebral bien alineada y distribuirá uniformemente el peso del cuerpo, lo que ayudará a evitar los ronquidos.

Alergias
Los colchones viejos corren el riesgo de convertirse en un refugio para alérgenos, sudor y polvo que provocan alergias. Las alergias causan congestión e inflamación en la garganta, lo que interrumpe el sueño y puede provocar ronquidos. Un colchón viejo cargado de polvo puede afectar negativamente a los enfermos de asma y empeorar los síntomas. El polvo, el sudor y los alérgenos son una de las razones principales por las que se recomienda cambiar los colchones cada 6 u 8 años.

Somnolencia
Cuanto menos cómodo esté en su colchón mientras intenta dormir, mayor es la probabilidad de que ese sueño se altere durante toda la noche. Junto a otros muchos factores (como por ejemplo la presencia de pescado en la dieta), la falta de sueño sin interrupciones afecta negativamente a la parte del cerebro que controla la velocidad y la precisión y también puede afectar su capacidad de retener información del día siguiente, formar nuevas ideas e incluso extraer conocimientos de diferentes partes del cerebro.

Peso
Lo crea o no, la cantidad y la calidad del sueño que obtiene pueden afectar su peso. La somnolencia a menudo lleva a dar la espalda al ejercicio regular y a la alimentación saludable, lo que afectará directamente a su salud física. Los estudios han confirmado que cuando no se duerme lo suficiente, disminuyen los niveles de leptina (que desempeña un papel clave para hacer que se sienta satisfecho) y entonces, cuando se está cansado, se percibe que se tiene más hambre, lo que hace desear alimentos altos en grasas y calorías.

Una buena noche de sueño puede mejorar la salud mental, normalizar el sistema inmunológico, regular su peso, aumentar la felicidad y reducir los niveles de estrés. Esto comienza con la búsqueda de un colchón de calidad para proporcionar soporte, comodidad y garantizar que duerma profundamente durante toda la noche.