.

Es de sobra sabido que la mejor manera de perder peso es hacer ejercicio y seguir una dieta apropiada. Pero no siempre se tiene esta posibilidad, sea por falta de tiempo o por otros inconvenientes que lo impiden.

Lo que en ningún caso se debe hacer es optar por una de esas “dietas milagro”, que prometen una rápida bajada de peso en un tiempo récord. Antes de hacer esto, es mucho mejor recurrir a un poco de actividad física (por liviana que sea, siempre es mejor que nada) y a algún truco saludable que permita perder unos kilos en un tiempo razonable y de forma saludable.

Entre esos remedios, existen algunas bebidas que bien pueden formar parte de la nevera o la despensa de cualquier persona. La combinación entre el líquido y el sueño hace que el metabolismo se acelere, siendo así como se baja de peso. A continuación se exponen cuatro bebidas que se pueden tomar antes de ir a dormir si se quiere perder peso, si bien es fundamental consultar ante la más mínima duda con un especialista siempre.

Té de manzanilla

Este té es inductor del sueño, y una taza bien caliente incrementa los niveles de glicina del organismo, un neurotransmisor que relaja los nervios y actúa como una especie de sedante leve.

La manzanilla destaca también por aumentar la temperatura corporal central, de forma que el sistema responde enfriándose drásticamente, adormeciéndolo. Por otro lado, ha sido relacionada con el control de la glucosa y la pérdida de peso. Tan solo es necesario asegurarse de que no tenga cafeína, y especialmente de que no ponga “té adelgazante”, porque en este caso no será natural.

Agua caliente con limón

Entre las propiedades del limón destaca el ser rico en minerales, antioxidantes y ácido cítrico. Su alto contenido de vitamina C hace que este cítrico favorezca la secreción de la hormona noradrenalina, que contribuye a la quema de grasas. También tiene propiedades diuréticas, lo cual es vital para limpiar el hígado y los riñones.

Y por si esto fuera poco, el limón tiene también un alto nivel de fibras alimentarias, sobre todo en pectina, que prolonga la sensación de saciedad. Se trata del mejor alimento natural que descompone las grasas, mejora la digestión y de esta forma, hace que se pierda peso. Combinar agua caliente y limón es una fantástica forma de empezar el día, pero también es beneficioso tomar esta bebida por la noche.

Zumo de pomelo

Todo el mundo es consciente de que el azúcar es nefasto para el organismo, convirtiéndose además en uno de los principales causantes de la obesidad, la diabetes e incluso cardiopatías. Por esta razón, puede parecer que los zumos no son una buena opción antes de ir a la cama, ya que contienen altos niveles de este componente.

No obstante, un estudio reciente afirma que el consumo de moderado de carbohidratos simples, como el zumo, puede contribuir a regular la secreción de insulina.

Kéfir

El kéfir es una bebida con altos niveles de probióticos, y hecha a base de leche fermentada. Aumenta los niveles de bacterias saludables en el organismo, ayudando a la digestión y a la absorción de vitaminas y minerales. Ya que la bebida de yogur ayuda también a mejorar el sueño y el rendimiento de ejercicio, no hay que dudar en tomar un vaso antes de ir a dormir.