.

La caries, simplificando mucho, consiste en que las bacterias de la boca forman un ácido que destruye el esmalte dental y acaba consumiendo los dientes, y puede ocurrir debido a una amplia gama de factores. Si no se trata a tiempo, la caries puede causar un dolor significativo, infección y la pérdida de un diente; siempre es mejor visitar al dentista para prevenir que para curar.

Veamos ahora cuáles son las cinco causas principales de la caries y cómo puede prevenirla.

Alimentos azucarados

Tus dientes reflejan tu dieta. Si regularmente consumes alimentos azucarados, es muy probable que sufras de caries. Desafortunadamente, el azúcar puede convertirse en el mejor aliado de las bacterias en la boca para erosionar los dientes. Por esta razón, a menudo es recomendable usar hilo dental o cepillarse los dientes después de tomar alimentos azucarados. Por lo tanto, trata de evitar los dulces, los refrescos carbonatados (o sodas), los zumos y otros alimentos que contienen una gran cantidad de azúcar como norma general de su dieta diaria pero, por lo menos, limpia tus dientes después de tomarlos si no puedes resistir la tentación.

Higiene oral deficiente

Una persona puede sufrir de caries debido a una mala higiene bucal, ya que permite que las bacterias crezcan dentro de la boca. Por lo tanto, debes cepillarte los dientes al menos una vez al día (imprescindible antes de irse a dormir), así como usar hilo dental y cepillarse la lengua con regularidad. Es recomendable cepillarse los dientes por la mañana y por la noche, pero es todavía mejor cepillarse después de cada comida. Utiliza dentífrico y tómate un par de minutos cada vez.

Grietas en los dientes y problemas de esmalte

Es posible que seas más propenso a la caries dental si tienes grietas dentales profundas o problemas de esmalte, ya que esto proporcionará un espacio para que crezcan la placa y las bacterias dentro de la boca. Esta es una condición que se da en algunas personas independientemente de su grado de higiene bucal o hábitos alimentarios. Afortunadamente, un dentista puede proporcionarte un sellador dental, que ha sido diseñado para proteger los dientes no infectados de las caries.

Alimentos y bebidas ácidos

No solo el azúcar puede causar caries en los dientes, sino que también varios alimentos también pueden causar estragos en los dientes. Los alimentos y bebidas ácidos no se limitan a los refrescos (no sólo son perjudiciales por sus grandes cantidades de azúcar), ya que los zumos de frutas, el pescado y los cítricos también pueden contener los agentes ácidos que pueden causar caries.

Boca seca

La saliva previene el crecimiento de la placa. Aquellos que viven con la boca seca son, por lo tanto, más susceptibles a la caries dental. La boca seca a menudo puede ser causada por una condición genética o debido al consumo de medicamentos. También puede ser causada por diversas afecciones, como la diabetes. Por lo tanto, sería aconsejable concertar una visita en una clínica dental, donde te proporcionarán el tratamiento dental adecuado para prevenir la caries.

Cómo prevenir y tratar la caries

La caries desafortunadamente no desaparecerá por sí sola. Por lo tanto, es esencial mejorar tanto tus hábitos alimenticios como la higiene dental. También debes visitar a tu dentista con regularidad cada seis meses para un chequeo y una limpieza de rutina, ya que puede detectar cualquier problema dental y, al mismo tiempo, proporcionar las medidas preventivas adecuadas para detener la caries dental. Si bien muchas personas le temen al dentista, realmente no hay nada de qué preocuparse y un chequeo regular puede prevenir tratamientos múltiples en el futuro.