.

Los beneficios de las vitaminas son muchos y muy conocidos, pero no todas las vitaminas son buenas. Antes, debido a las comidas incompletas, el consumo de vitaminas era el complemento que se necesitaba, sin embargo, siempre ha habido gente que ha dudado de sus beneficios para la salud. No les faltaba razón, y es que, un reciente estudio ha comprobado que tomar muchas vitaminas puede causar problemas graves de salud. Aún así, existen vitaminas que sí constituyen un suplemento saludable.

La vitamina más recomendable es sin duda la C y desde siempre se ha reconocido su importancia. Entre sus múltiples beneficios podemos nombrar su importante función en la producción de colágeno, ayuda a cicatrizar las heridas, estimula el sistema inmunológico, protege las arterias, previene las cataratas, etc. Sin olvidar la importancia que juega en los resfriados.


Pero en la actualidad nos quieren vender el hecho de que con vitaminas, todo vale, y no es así. Todos sabemos que necesitamos esos suplementos pero no sustituyéndolos por las comidas. No podemos tampoco tomar vitaminas y el restos del día comer mal, porque no tendría sentido entonces. La mejor vitaminas que puedes tomar es llevar una dieta sana y equilibrada.

Si no aportas al cuerpo las necesidades vitamínicas que necesita, este se resentirá y empezarás a manifestar problemas de salud propios de este tipo de insuficiencias. Pero, para tomar vitaminas no tienes que salir a la farmacia a comprar miles de pastillas. Lo que necesitas es comer mejor y llevar una vida sana.

Los expertos no se ponen de acuerdo en cuál es la dosis de vitamina C que necesitamos y cuál es la mejor forma de tomarla, si en pastilla propiamente dicha, o a través de los alimentos que consumimos. Lo que se ha demostrado es que un consumo excesivo de vitamina C no daña el cuerpo ni el organismo, simplemente, el cuerpo expulsa el exceso de ésta. El único síntoma que quizá puede aparecer es molestia en el estómago, pero nada grave.

Pero la evidencia está ahí. Es la vitamina con más aspectos beneficiosos, desde el tratamiento del acné hasta el del cáncer, además de ayudar en multitud de procesos psicológicos.