La frustración es una mala compañera de viaje, una mala conversadora con la que mantener un sano diálogo interior y, hecha rutina, un pozo sin fondo que nos puede consumir…