Si no tiene la suerte de poseer un jardín en su casa, no hay razón para que se prive de esta alegría. Simplemente tiene que adaptarse a una escala más…