Al final te has decidido: en vez de un sillón con orejeras, vas a colocar en tu rincón favorito un puff de pera. Al fin y al cabo es tu…